Ir al contenido principal

El Inquisidor

“¿Cómo empezó todo? Bueno… Tenía dieciséis años y a mis manos llegó Drácula. No era más que una adolescente con el rostro cubierto de espinillas y una sonrisa que dejaba al descubierto unos brackets horribles.

Era un bicho raro. Una pequeña ratoncita de biblioteca. Leía sin parar. Leía tanto, que solía verme a mí misma como un personaje,  inmersa en cada una de las realidades que encontraba en los libros.

Bram Stoker me abrió las puertas a mundo tan fascinante, como oscuro, tan excitante y peligroso… Que sentí que mi curiosidad jamás encontraría límites. Empecé a investigar a los grandes psicópatas de la Historia. Todos ellos tuvieron un lugar en mi escritorio, en los cientos de cuadernos que comencé a rellenar con sus datos, sus asesinatos, las luces y sombras de sus misteriosas vidas… ¡Joder! ¡Balaguer! ¿Puedes imaginarlo? ¡No era más que una cría!

Vlad Tepes, Elizabeth Bathory, Gilles de Rais, Jack El Destripador, Peter Kürten…  Todos ellos se convirtieron en mis mejores amigos, un atlas sin descifrar de la peligrosa mente humana, un camino que seguir, en el que profundizar… Hasta lograr encontrar una explicación a los motivos que les llevaban a ser adictos a la sangre y a la Muerte en sus múltiples formas…

¡Joder! Ya ves… Eso fue lo que me hizo convertirme en criminóloga.

Y… ¡Míranos! ¡Mira lo que hemos conseguido! ¡El mayor éxito de nuestra carrera! ¡Oh! ¡Vamos! ¡Balaguer! ¿No estás de acuerdo conmigo?

[Silencio]

Dos años sin dormir prácticamente, comiendo en restaurantes de comida basura, atiborrándonos de chucherías y refrescos, durmiendo en una furgoneta llena de informes de crímenes sin resolver… Todos y cada uno llevados a cabo por la misma persona: El Inquisidor.

¿Recuerdas por qué lo bautizamos así?

[Silencio]

Porque sus métodos parecían sacados de un manual de torturas de la Edad Media. Porque muchas de las víctimas habían sido vestidas con sambenitos… Y otras… ¡Habían sufrido en sus carnes los más crueles escarmientos llevados a cabo por la Iglesia de la época!

No fue difícil hacer el perfil. Estaba muy claro, ¿verdad?

Hombre. De entre treinta y cuarenta años. Pulcro, ordenado y metódico a la hora de impartir su “Justicia Divina”. Caótico e impredecible, pues no seguía ningún patrón temporal. Asesinaba cuando le venía en gana, cuando sentía el impulso de decir “¡Eh! ¡He vuelto! ¡Y no podréis atraparme!”

Y un día… De pronto… Decide que ya está harto y aburrido de jugar “al corre que te pillo” y empieza a ser descuidado, a dejar pequeñas pistas… ¡Sí! ¡Joder! ¡Es el momento! ¡Quiere que le cacen!

¿Cómo empezó todo? Esa era la pregunta, ¿verdad?”


Había visto el video diez veces. Y, cada vez que lo hacía, no podía apartar su mirada grisácea de los preciosos labios que le sonreían desde la pantalla del ordenador. Sí. Durante dos años había convivido con la Detective Abráldez. Habían compartido risas, sueños, miedos… Noches de soledad que se habían hecho más llevaderas con madrugadas de sexo salvaje y amaneceres cómplices, como dos viejos amantes que se reencontraban cada cierto tiempo, sin reproches ni celos. Dos años en los que habían estado persiguiendo por todo el país al Inquisidor, haciendo conjeturas, eliminando sospechosos, atando cabos… Hasta que dieron con él. Hasta que todas y cada una de las pistas les llevaron a una vieja casona abandonada en Zugarramurdi…

Todo estaba allí. Como un mapa de un tesoro recién descifrado. Cada paso que Abráldez había dado delante de sus narices, cada huella que ella misma había seguido, interpretando su papel de criminóloga a la perfección, desentrañando los entresijos de la mente del psicópata. De su propia mente.


Nota: Relato para el CONCURSO DE  RELATOS  "LOS CRÍMENES DE LA CALLE MORGUE" de EL CÍRCULO DE ESCRITORES. 

Comentarios

  1. jopelines,Campanilla!!
    te has salido,guapa!!
    muy bueno.Me ha encantado. besote con abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Clara! *-*
      La verdad es que tenía la idea en mi cabeza, pero no sabía como desarrollarla... ¡Estos temas no son mi fuerte! #SeSabe
      Pero... ¡Me encanta que te haya encantado! ¡Molap!
      ¡Besitos Enormes! ;)

      Eliminar
  2. ¡Brillante, brutal, buenísimo! Un rompecabezas extraordinario, bien pulido y de excelente resultado. Desde el principio nos introduces en los motivos, en la inspiración de la asesina y cricriminóloga, nos haces morder el anzuelo y luego nos quitas la venda de los ojos de un modo magistral, ¿Me ha encantado? No, lo siguiente. Un trabajo genial. Enhorabuena.
    ¡Un abrazo amiga! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espera... "¡¡Tomatitoooo!! ¡¡Soy un tomatitoooo!!"
      ¡¡Jopetas!! ¡¡Edgar!! Para nada, pero para nada me esperaba unas palabras tan lindas... ¡¡Aiiiiix!! ¡¡Qué iluuuuu!! *-*
      Porque un maestro del suspense, del gore y de dejar piel de pollo, me diga eso... ¡Es chulísimo!
      ¡Ains!
      ¡Besitines! ;)

      Eliminar
  3. Nos has puesto en el lugar de la criminóloga y el final ha sido completamente inesperado Muy bueno Campanilla. Es súper intrigante. Un fuerte abrazo guapísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Guapiti! ^^
      ¡Buah! He estado dándole muchas vueltas, quería que mi primer relato en este género, tuviese mi propia vuelta de tuerca ;P Vamos... ¡Que tenía que intertarlo!
      ¡Muchas asias por pasarte!
      ¡Besis! ;)

      Eliminar
  4. Me encantó este intro lleno de lecturas, y este entorno del asesin@ serial, muy bien ambientado... Me quedé con ganas de saber más del sorprendido detective al comprenderlo todo.
    ABRAZOS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Aiiix!! ¡¡Diana!! ;)
      Balaguer... Al principio, se quedó en shock... Tal que así O.o sintió como se le rompía el corazón en mil pedazos y los miedos y las dudas se entremezclaron... Cuentan las malas lenguas en el Cuerpo de Policía, que se obsesiono con el caso y que, finalmente, dejó la placa. Semanalmente, le hacía una visita a Abráldez a la cárcel. Necesitaba comprender por qué había jugado ese doble papel... Dicen que desapareció, que se suicidó... Sin embargo, meses después desde la última vez que se le vio, un asesino en serie comenzó a actuar... ¿Casualidad? ¿Quién sabe?

      ¡¡Besis Enormes!! ;)

      Eliminar
    2. Jajajajaja. Gracias!!
      Me encanta ;)
      BESOS

      Eliminar
  5. Esta genial. Me ha gustado mucho, me has dejado ¿como? He tenido que releerlo, de la sorpresa que me has dado. Genial en serio. A lo mejor no es tu fuerte como tu dices, pero no lo haces nada mal. Un besillo guapa. Y a pasar un buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Wiiiiiii!!! ¡¡Esa era la reacción que buscaba!! ¡¡El "¿cómo?"!! No estaba muy segura de poder conseguirlo... ¡Y me hace ilu ver que sí! *-*
      Nop, no es mi fuerte... Pero por algo hay que empezar... ¡Que no se pueda decir que no lo intenté!
      ¡¡Muchos besis, María!!
      ¡Lindo Domingo! ;)

      Eliminar
  6. Fantástico, Campanilla. Un relato como una tela de araña, la misma tela con que tu personaje y tú nos envolveis a todos. Bsos y enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Fernando! ;)
      ¡Juas! ¡Asias araňiles! ;P
      Necesitaba crear una trampa... Para que todos cayeséis, como caí yo según iba escribiendo... ;D
      ¡¡Muchos Besis!!

      Eliminar
  7. Genial!!!! Te superas cada día Campanilla!!! muy buen relato. De principio a fin. Besos!!! y feliz fin de semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Capitán!! *-*
      Esto sí era para superarme... ¡Un reto de Letras en toda regla! Porque no sabía muy bien como llevarlo a cabo... ¡Por Dior! Pero me dije... "Saca a la criminóloga que llevas dentro y que la Locura haga el resto..." xDD
      ¡¡Besis!!
      ¡Genial Domingo! ;)

      Eliminar
  8. aissh!! muy mala...no sé primero me sentí medio engañada...:( pero me encantó...no sé si es que entiendo de forma extraña tus relatos..pero no pensé que me fueras a salir con un relato así...aunque claramente se deja ver tu estilo..besoooossss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Aiiiix!! Ady... Salió mi Lado Oscuro Literario a relucir... ;P
      ¿Qué no entiendes mis relatos? Yo diría que los entiendes a la perfección... De la misma manera que entiendes mi "santidad" sin necesidad de explicártela... ;)
      Pero de eso se trata, de sentirse engañad@ con Abráldez... ¡Hasta me sentí yo así según escribía!
      ¡¡Besissssssss!! ;)

      Eliminar
  9. Un relato envolvente que juega con la mente del lector. Muy bueno, Campanilla.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que uno de los Maestros de la Intriga y el Terror, me diga esto... ¡Es un gran honor! *-*
      ¡¡Muchas asias, Federico!!
      ¡¡Besitos!! ;)

      Eliminar
  10. Muy bueno Campanilla, desde el inicio hasta el sorprendente final.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas asias Lucía!
      ¡Por pasarte y dedicarme un ratito de tiempo!
      ¡Besis! ;)

      Eliminar
    2. ¡Muchas asias Lucía!
      ¡Por pasarte y dedicarme un ratito de tiempo!
      ¡Besis! ;)

      Eliminar
  11. Inicias la historia con un espléndido soliloquio de una joven a la que le entusiasma el terror y los asesinos, su historia, y todo lo que tiene que ver con ellos. Se obsesiona hasta tal punto que lo convierte en algo más que su hobby, y nos haces imaginar que se convertirá en una asesina, pues querrá seguir los pasos de los que parecen sus ídolos... pero no, nos revelas que finalmente se hizo criminóloga, y que está tras la pista de un terrorífico asesino apodad el Inquisidor por su forma de actuar. Narras todo ello con tu estilo característico, muy ameno y personal, y con esa repetición de ''Joder'' que hace ver la pasión de la protagonista.
    Y luego cambias de golpe. Abandonas el soliloquio, y nos transportas al compañero, quien nos lleva hacia la casona de ¿Zugarramurdi? y sale a la luz lo que habíamos sospechado y despachado al principio, jugando con nosotros sin piedad, haciéndonos dar vueltas, volviendo a nuestra idea inicial. Tremendo.
    Solo una pregunta: ¿Zugarramurdi lo elegiste por algo en especial? ¿Tal vez por algo relacionado con las brujas? Si es así, saco dos conclusiones: una que ella es una bruja (esto podría explicar en cierto modo su forma de actuar al estilo de los inquisidores y sus siniestros gustos). Y dos, simplemente decide tener la casa ahí por la oscura historia de brujas que rodea a la población que, debido a su mente lúgubre y obsesiva y casi romántica, le parecía un lugar perfecto y le encantaba a la porta...
    Un abrazo, Campanilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡WoW! ¡Ricardo!
      Tu crítica me hace muchísima ilu *-* Porque para mí, eres uno de los referentes bloggeros en este tipo de Relatos #SeSabe
      Bueno... Pues estás en lo cierto, no elegí Zugarramurdi por casualidad. Abráldez tiene una obsesión oscura por todo ese Misterio sangriento de los grandes asesinos de la época, muchos de ellos relacionados como sabe con las Artes Oscuras. Me parecía poético y romántico elegir ese lugar, como si su propia captura simbolizase el posterior auto de fe celebrado en Logroño, pasándole el testigo de Inquisidor a Balaguer, al descubrir su doble juego.
      No había pensado considerarla una Bruja, pero... ¿Quién sabes? Quizás sí lo era... ;P
      ¡Besitos!

      Eliminar
  12. No había leído nada así, todavía, en tu blog y me ha sorprendido muy gratamente. Muy bien narrado y que despierta paulatinamente el interés del lector por saber hacia dónde le llevará la historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Josep! ;)
      Todo es empezar... Son temáticas sobre las que me gusta leer, pero lo cierto es que nunca me había dado por escribir sobre ello... ¡Ha sido todo un reto!
      ¡Asias!
      ¡Besitos! ;)

      Eliminar
  13. Una historia magnífica, Campanilla Misteriosa!! Está muy bien escrita, con una creciente intensidad que te hace adentrarte más y más en el relato, hasta el final que nos ofreces, totalmente inesperado y bien encajado con la trama, coherente e impactante. Me ha encantado, me parece muuuuuy bueno tu relato!!

    Un besito somnoliento de maduragada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Julia! *-*
      ¡Asias! Al final, me va a picar el gusanillo con este tipo de relatos y voy a sacar a mi "asesin@s y detectives literarios" para liarla un poco más ;P
      ¡Muchos Besines! ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida