Ir al contenido principal

El Club De La Lucha II

Las botas militares se clavaron en el suelo con firmeza, extendiendo una ferocidad innata a través de las arrugas del pantalón de camuflaje. Enfundado en una camiseta negra, con la figura de Vegeta plasmada en todo su centro, Set se puso de pie. Rapado, con una serpiente de tinta bajando a través de su nuca y la seguridad absoluta de que odiaba hablar en público, se aclaró la voz:


“¡Putadón! ¡Y de los grandes! Yo sí soy un Tipo Oscuro. De los Fríos. Con una Historia Trágica. De hecho, se podría escribir todo un dramón con mi Infancia: Mi Padre se drogaba delante de mis narices y mi Madre se lo permitía. Pero nunca hablaba sobre ello. Para mí, mis Progenitores no eran más que eso. Progenitores. Y, por supuesto, a efectos emocionales, estaban muertos. Soy un Solitario. Nunca he comprendido por qué debo rodearme de gente que no me aporta nada, por lo que mi grupo de Amigos es tan reducido, que, con los dedos de una mano, tendría suficiente para contarlos. Y sí. Ali y Letus son mi Índice y mi Anular.

Era, soy y seré todo un Frikazo. Me paseaba por la Facultad de Informática con mi portátil al hombro, bien resguardado en una mochila de las Tortugas Ninjas. Mientras, en casa, me esperaba todo un Señor Pc con una torre que emulaba la Estrella De La Muerte. ¡Joder! ¡¿Cuántas partidas al WoW?! ¡Horda Forever!

Nunca fui un Idealista. Nunca vi que el Mundo pudiera ir a mejor. ¡Joder! ¡Solo tenía que poner las noticias en la tele para pudrirme con la depravación del Ser Humano! Pero sí era un Rebelde. Y con causa.

A los 16 años me fui de mi fantástico hogar. A nadie le importo. Y a mí tampoco. ¡Puuuuag! ¡El Mundo era mío! Lo peor y lo mejor es que lo era de verdad. El Mundo era mío. Todo mío. Y del Señor Tomás, un indigente que tuvo la amabilidad de compartir un bocadillo de chorizo conmigo. Nunca he sido un Idealista. Nunca lo seré. Pero aquel bocadillo me enseñó que, el Mundo, también tenía personas amables. ¡Joder! ¡Solo por ese puñetero bocadillo, merece la pena contaros mi Vida!

Me gustaba. Me gustaba deambular por las calles, disfrutar del amanecer y… ¡Vale! ¡Joder! ¡Los Inviernos eran una gran putada! Pero el Señor Tomás era un tío muy listo y siempre encontraba un buen cobijo para las dos. ¡El Diablo le tenga en su Gloria! Se comportó como un verdadero Padre y, cuando falleció, me dejó en herencia todos sus ahorros. Y, os aseguro, que eran un gran pellizco. Nunca entendí sus motivos para vivir entre aceras, supongo que, cuando sentí un verdadero interés, no se lo pude preguntar porque apenas podía hablar. Lo que sí recuerdo de nuestra estancia en el Hospital, fue su mejor consejo: “Set… Tienes Alma de Nómada, pero ser un Nómada no es sinónimo de ser un cazurro…”

Así que… ¡Me saqué Bachillerato! ¡Aprobé Selectividad! ¡Y con 28 ya tenía la carrera aprobada! ¡Y con Matrícula de Honor!

¿Dónde está esa Mujer que me rompió el Corazón? ¿Verdad?

¿Dónde encaja su pieza en este puzle?

En la Biblioteca. Durante el último curso. Yo no levantaba la vista de la pantalla de mi portátil y Ella no me quitaba ojo. Yo no levantaba la vista del móvil y Ella estudiaba mi anatomía. Lo más jodido de ser un puto Solitario es que tus habilidades sociales son nulas. Ella me miraba. Yo la ignoraba. Pero no porque no me hubiera tropezado tropecientas veces contra su hombro, sino más bien, porque yo suponía que era invisible. Y más para una Chica Preciosa. Porque era Preciosa. Una Elfa. La más hermosa de todas.

Elfa. Esa fue la pieza. Ser una Elfa, jugando al World Of Warcraf. Allí la conocí, aunque Ella ya me hubiera echado el ojo muchas semanas antes entre las mesas de la Biblio.

Y tonteamos. Buenos… Nuestros Personajes tontearon. Y, un día, lejos del Mundo Azeroth, se atrevió a decirme quién era en realidad. Y hablamos. Y hablamos. Y bla, bla, bla… Y se metió en mi cama. Y, tras averiguar que compartía mi gusto por el piragüismo y el paracaidismo, también se metió en mi Corazón. ¡Puta mierda! ¡Joder! ¡Se metió bien! ¡Pero bien!

Fue como un puto taladro de acero que, sin la más mínima consideración, perforó mis costillas hasta hacer un hueco, lo suficientemente grande, como para introducir su bilis amargas. Y, después, escupirme. 

¡Oh! ¡Amor! ¡Cómo un bobo enamorado! Un bobo que no dejaba de preguntarse cómo leches podía doler tanto el Amor, cómo cojones se podía sufrir tanto… ¿Cómo? Si, en todas las películas románticas que consumíamos los sábados por la noche, parecía el más dulce de los placeres. Y yo… ¡Jodido! ¡Jodido y enamorado! ¡Hasta atrás! ¡Jodido y vistiendo de corbata por verla sonreír! ¡Jodido! ¡Y punto!

¿Habéis visto “The Simpsons”? ¿Ese fatídico instante grabado en video, en el que Lisa le rompe el Corazón a Ralph? ¡Odio ese momento! Porque tengo una foto similar. Del momento en el que Ella lo agarró con sus putas zarpas y lo estrujó hasta convertirlo en ceniza. Una foto. Del día de mi Boda. Porque sí. ¡Joder! ¡Estaba tan enamorado que, cuando me pidió matrimonio, le dije un Sí tan rotundo, que la Tierra tembló de Emoción! Pero no hubo Boda. Bueno sí. Yo fui. Ella no. Solo llegó un Mensajero. Con una carta: “Dile a tu Hermano que ya sabe lo que se sufre cuando a una la dejan plantada en el Altar. Lo siento. Pero esta era la única manera de vengarme de ese maldito bastardo. No tengo nada contra ti. Eres un Hombre Maravilloso. Pero no Te Quiero. Nunca podría quererte. Me recuerdas demasiado a Él.”

¿Peeero que cojones? ¿Verdad? ¡¡Qué putos cojones!! ¡¡Joder!! ¿Qué leches me estás contando?
No puedo reproduciros la cantidad de mierda que solté por la boca aquel día. Una versión apta para todos los Públicos sería algo así.

¡Cojones! ¡Putos cojones!

Me encerré de nuevo en mí mismo. Todo fue una puta y gran mentira. Nunca le gustó el WoW. Y le daba miedo el piragüismo y el paracaidismo, pero le echó un par de huevos, ¡y de los grandes!, porque me acompañó en todas las excursiones. Su Venganza era un buen motivo para perder el pánico. 

¡Cojones! ¿Verdad?

Lo más gracioso es que mi Hermano y yo no nos hablamos. Pero es que tampoco nos hablábamos entonces. El día que me marché de casa, mientras yo cruzaba el umbral, él me cruzó la cara de un bofetón.

Lo más gracioso aún, es que mi Hermano vivía al otro lado del charco, al parecer, tras estafar al Papuchi de mi Preciosa Prometida, huyó a saber dónde y se fundió lo robado en un yate de lujo. Así que… “Misma sangre, misma calaña”, debió pensar Ella.

Y sí. De nuevo me encerré en mí mismo. Supongo que nunca dejé de ser aquel Tipejo Oscuro, de Frío Misterio, solo que le añadí el Inalcanzable como Protección. Y de nuevo rugió la Rebeldía en mi estómago. ¡Joder! ¡Que si rugió! ¡Rugió tanto que me convertí en un Predator! ¡Pero un Predator Informático!

Ideé un Virus de la hostia… ¡Perdón! ¡De la leche! No querías Venganza, Bonita… ¡Pues yo me pedía ser el nuevo Cabrón! ¡Perdón otra vez! 

Ideé un Virus genial. Un Virus que se saltó todas las Barreras de Seguridad de la Empresa de su Papaíto. Todas. Absolutamente todas. Y se empezaron a filtrar a los Periódicos todos y cada uno de los movimientos bancarios, cobros en negro y demás negocios sucios que se habían traído entre manos.

Tenía el Corazón Muerto. Muy Muerto. Pero, al menos, un Pez Grande había caído. Y, de paso, también se había llevado a su siniestra prole con él.

¿Qué si me siento orgulloso? ¡Pues sí! ¿Venganza? ¿Justicia? Esa elección os la dejo a vosotros…

Tres días después de aquello, recibí un e-mail encriptado. Con un video. Y una rubia con rostro de Ángel mirándome desde el otro lado: “Veo que eres bueno. Muy muy bueno. ¿Sabes? ¿Y si te ofreciera un trabajo de Robin Hood Informático? Odio la palabra Hacker. Esa es la pura verdad. ¿Eh? ¿Qué me dirías? Mi nombre es Selene. Tampoco me gusta la palabra zorra. Nunca la uso de manera despectiva. No puedo decirte que esa tía fue una auténtica zorra. Pero puedo decirte que fue una auténtica petarda. Duele. Sé que te duele. Déjame ayudarte. El Dolor se convierte en Rabia y, de la Rabia, debemos sacar algo bueno, porque lo mejor siempre vendrá después. Necesitamos a gente como tú en nuestro Club. ¿Eh? Espero tu respuesta. Esta noche. En el Parque que hay detrás de la Estación de Tren.”

Y… ¡Aquí estoy! Desde hace tres puñeteros años. Conocí a Ali uno después de ingresar en “El Club de la Lucha”. Y me gustó la potente Energía que desprendía.

Nunca fui un Idealista. Me follaron el Corazón y lo dejaron tirado en una cuneta. Nunca cuento mi Historia. Excepto en estas Reuniones. Siempre seré un Tipo Oscuro. Pero nunca volví a ser Frío. Ni Inalcanzable. La Diosa de la Luna me alcanzó y, hoy, os puedo decir que vamos a ser Papás. ¡Vamos a tener Gemelos!

Siempre seré un Rebelde. Fui un Cabrón una vez. Para el resto, siempre seré Set.”



PD: No me parece tan mala idea darle vida a los Miembros de "El Club De La Lucha", así que... Para leer la primera parte pincha en El Club De La Lucha I

Comentarios

  1. Buenisima segunda parte Campanilla, me tienes enganchada al Club ¡Qué siga! ¡Qué siga! Pobre Set, mala mujer esa Elfa! Jum! Besitos y que sigan los capítulos. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Set... ¡Me gusta Set! Pero lo peor es que creo que también me va a gustar Letus... ¡Aiiix! Estos Jovenazos del Club... ¡Van a ser la Leche! ;P
      ¡Arrrg! Esa Elfa... ¡Hizo un buen trabajo de Investigación! Peeeero... Como dice el refrán "A toda Elfa le llega su Virus Informático" xDD
      ¡Seguirán! ¡Seguirán!
      ¡Besitos Muuuu Grandes! ¡Mendiel! ;)

      Eliminar
  2. Buenisima segunda parte Campanilla, me tienes enganchada al Club ¡Qué siga! ¡Qué siga! Pobre Set, mala mujer esa Elfa! Jum! Besitos y que sigan los capítulos. :D

    ResponderEliminar
  3. Pedazo de historia la de Set! Me gusta el tono, muy acorde con el personaje. Gran miembro del Club :) Moraleja: A pesar del dolor e, incluso, de la venganza; siempre se puede llegar a ser feliz. Besos moza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Siiiiiii! Set es de los Grandes ;) También tendré que dedicarle un Capi a su Amor: ¡Selene! ¡Waaaaa! ¡Qué potitooooo! *-*
      ¡Chiiiiiii! Esa debe ser la Morajela, que se puede ser Feliz tras haber pasado un Infierno. Ese es el Secreto más importante de los Miembros de "El Club de la Lucha". Y el más lindo.
      ¡Besines de Piruletas! ;)

      Eliminar
  4. Me ha encantado la historia de Set. Ella se venga, pero creo que la venganza de él fue peor para ella. Y por último una gran alegría final que lo saca de ese estado de Frio. Ahora que te voy a decir que a mi él me parece super tierno. Un besillo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A qué sí?
      Yo creo que Set va de tipo duro, peeero luego... ¡Es un trozo de Bollicao! ¡Es un buenazo! Salvo con los Virus... Ahí ya... ¡Saca su lado más cruel! ¡Y vengantivo! xDD
      El próximo en abrirnos su Corazoncito será Letus... ¿Qué tendrá que contarnos?
      ¡Aiiix!
      ¡Besitoooooos! ;)

      Eliminar
  5. ¡Campanillaaaa! Muy muy bueno tu relato-cuento-germen de novela que promete. Dicen que la mayoría de los escritores basamos nuestras obras en experiencias propias que luego volcamos en nuestros escritos. Si es cierto lo que cuentas en la primera parte de este "Club de la Lucha", ¡menuda forma has tenido de exorcizar tus demonios, chiquilla! ¡Chapeau! ; )
    Un abrazo. : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pedrooooo! (He escrito Pedro con la voz de Penélope Cruz gritando en mi cabeza xD Supongo que no es la primera vez que te lo dicen ^^)
      Verás... Alguien me dijo una vez (y todas las flechas luminosas deberían apuntar a ti. ¡¡Tooooodas!!) que cuando estuviese preparada, podría sacar incluso risas de las malas experiencias que nos había producido un dolor de ese que se te engancha por dentro (Bueno, no fueron así tus Palabras, pero sí el mensaje). No he dejado de darle vueltas a aquello desde el día en el que lo leí en un comentario que me respondistes... Desde entonces, me he estado preguntando cuándo llegaría ese momento en el que pudiera reírme, en el que pudiera exorcizar mis Demonios... A mí no se me da bien en el Humor como a ti, pero sí que se me dan bien las Luchas y las Guerras... Y, por fin, el Jueves me sentí preparada para ello y para sus consecuencias.
      Te lo debo a ti. Muchas Gracias de Corazón ;)

      Eliminar
  6. Una entrega de "El Club de la Lucha" trepidante, frenético, brutalmente brutal, Campanilla! Te has superado y con creces!!! Me has dejado K.O. La historia de Set es buena, la manera en la que la explica es alucinante, devastadora, una gozada de lectura.
    Me alegra saber que al final le han ido bien las cosas y que es un jodido "Haker"... Perdón, es un jodido Robin Hood informático.
    ¡Una pasada, Campanilla! ¡Una puta pasada!
    ¡Abrazo, Hermanuela Feroz! ;)

    ResponderEliminar
  7. ¡Estupenda continuación!
    Lo del virus, a eso le llamo yo una venganza ja ja ja.
    Y mientras más leo más ganas tengo de saber lo que la historia nos depara, quedo al pendiente de la continuación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida