Ir al contenido principal

Nieve En El Corazón

- ¡No! ¡Por favor! - Un rugido animal de cazador herido, lastimado en lo más profundo del Alma, se quedó agarrotado en su garganta. La voz tembló al acariciar sus labios, rasgando las lágrimas que bañaban su boca con mimo, como si tratasen de consolarla, aunque no hubiese consuelo posible para una pérdida que desgarraba el Corazón. - ¡No! ¡No te lo lleves! ¡Por favor! Aún no le he puesto nombre...

Los recuerdos se enredaron en su Mente, enmarañándose, anudándose sobre el Corazón. Miles de escenas que alargaban sus Garras de Dolor, clavándose allí donde las heridas del Alma nunca habían cicatrizado, mostrando así las marcas que el Tiempo había grabado a Hielo, congelando todo el Amor que creyó que un día la salvaría de ser quien era.

- Mi Querido Kai... - Lentamente, dejó la pluma teñida de escarlata sobre la superficie blanquecina del escritorio. El Valor se hizo fuerte y, tragándose las lágrimas que luchaban por escapar de su mirada de plata, releyó las palabras que había escrito sobre el papel. - ... Nunca quise lastimarte... ¡Oh! Lo lamento tanto... ¡Todos creen que soy un Monstruo! ¡Un ser despreciable que secuestra adolescentes! Pero... ¿Qué otra opción tenía?

- ¿Puedes sentirlo, Amor? - Una patadita de niño juguetón y travieso se estampó con suavidad sobre la piel nívea de una tripita abultada, seguida de otra, y de otra más, llamando así la atención de sus Papás. Con ternura, la palma de una mano ruda, encallecida de bregar con el Mar, respondió al saludo de su Pequeño, acariciando mimoso los lugares donde los piececitos habían dejado su huella invisible. - ¡Es Extraordinario! ¡Es Vida! ¡Nuestra Vida!

El filo de los recuerdos rasgó el aire gélido, quebrándolo en cientos de pedacitos. El Espejo Del Diablo no existía, solo estaba hecho de Pensamientos, Emociones y Sentimientos. ¡Ese era el Diablo! Su Diablo interno, en el que reflejaba su rostro, en donde su Belleza desaparecía al contemplar la Nieve de su Alma.

- ¡Qué ciega estuve! ¡No supe ver lo que me decía el Espejo De La Verdad! - Las palabras regresaron al viento, en susurros hechos de letras, que huían del pergamino. - Aquel al que una vez llamé Amor, no era más que un farsante que se aprovechó de mi Inocencia...

- ¿Por qué me hablas de Amor? ¿Cómo puedes haberte enamorado de mí? - Los interrogantes era palabras de escarcha pedacitos de su Corazón cubierto por una Armadura de Hielo. No podía sentir. No podía sentir... ¡No podía sentir nada! ¡Prohibido! ¡Estaba prohibido! ¡No! Y sin embargo... Sin embargo, diminutas estrellas fugaces bañaban su Alma, derritiendo el frío de la Eternidad, recubriendo con dulzura aquel músculo que solo debería bombear sangre. - ¿Estás Loco? Es eso... ¿Verdad? ¡Has enloquecido! Acaso... ¿No sabes quién soy?

Dos iris grisáceos, protectores de unas pupilas tan oscuras como una noche sin Luna, se detuvieron sobre la esmerada caligrafía, pulcra, ordenada y delicada a más no poder. Las dudas se asomaron con timidez, haciendo bailar las letras azules, tinta hecha de con gotitas de agua salada y Sueños rotos, desdibujando los contornos, ante la lluvia que derramaba su mirada.

- Te arrancaron de mi lado nada más nacer... Y he tardado toda una Eternidad en encontrarte... - Un murmullo, atenuado por el replicar constante del aguacero, se perdió por los corredores de su Palacio Invernal, hogar sin risas. - No olvides quién eres... Kai... Mi Kai... No olvides quién soy... Soy la Reina... Tu Madre... La Reina De Las Nieves...



Comentarios

  1. Como una avalancha de sucesos y sentimientos, una ventisca, un huracán helado que me cubre bajo un manto blanco, precioso e intenso relato, versión de un cuento que desconocía, la reina de las nieves.
    Fantástica lectura, una gran obra Campanilla.
    ¡Abrazos amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¿En serio? ¿En serio te ha provocado eso, Edgar?
      ¡Aiiiix! Porque era lo que intentaba conseguir... Ese frío que se te mete bajo la piel, que no te lo puedes sacudir, que parece un Invierno perpetuo dentro del Corazón...
      La Reina De Las Nieves... Andersen... Del Gran Maestro... ¡Es uno de mis cuentos favoritos! Siempre me gustó la Reina, siempre me pregunté por qué tenía tanta Nieve por dentro... Necesitaba una respuesta... ;P
      ¡Besiiiis! ;)

      Eliminar
  2. Un embarazo no deseado (por una de las partes) contado de forma fantástica. Muy bueno Campanilla. Aunque sea de hielo, un corazón sigue siendo un corazón. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí... El Amor rozó a la Reina y se entregó a Él, superando sus Miedos... Un regalo de Vida que Él no supo apreciar, que no le permitió disfrutar, castigándola y quitándole al Pequeño... Pero no se rindió, lo buscó y lo encontró... Hasta un Corazón de Hielo puede sentir el cosquilleo del Verano...
      ¡Muchos Besis, Guapa! ;)

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho. La reina de las nieves, narrado con mucha ternura. La reina de las nieves con corazón, una vuelta de tuerca a ese corazón helado. El amor por Kai, amor maternal. Muy bonito Campanilla. Besillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡María! *-*
      La Reina de las Nieves también merecía dejar de ser la mala del Cuento... Se merecía que el resto del mundo, supiera la verdad de lo sucedido...
      ¡Aiiiix! ¡Me gusta tanto que te guste! ¡Pero muy mucho!
      ¡Besinessssss! ;)

      Eliminar
  4. Super Campanilla, ¿dices que se te van las hadas y las musas a veces en ciertos momentos,no? ¿Decías eso no hace mucho?...Pues deben ir al bar de la esquina a tomar lago y vuleven rapidisimamente. Precioso cuento, que por lo que leo por aquí es una versión , no lo sabía. De todas formas, genial!!! Besos y feliz viernes ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Capitán!
      Se me van, se me van... ¡Se me van a veces! ¡Sep!
      Peeeero... ¡Regresan como Locas! ¡Revolotean a mi alrededor! xD
      ¡Ay! Sipi... Es una versión, para el Concurso de la Cara B de los Cuentos... Andersen siempre me ha gustado mucho... Y La Reina De Las Nieves es uno de mis Cuentos favoritos... Tiene un algo especial...
      ¡Me encanta que te parezca genial!
      ¡Muchos Besitos! ;)
      ¡Linda Semanita!

      Eliminar
  5. Una tormenta de sentimientos. Un gran giro y un desgarrador final, Campanilla.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Federico!
      ¡Muchas asiassssss por dejarme tu opinión! ¡Me encanta que te pases por aquí! ;)
      ¡Aiiix! Sí... Desgarrado el Corazón de la Reina se encuentra...
      ¡Besis!

      Eliminar
  6. Un precioso e intenso relato, Campanilla. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! ¡Ara!
      ¡Por dedicarme un ratín para leerme!
      ¡Besitos! ;)

      Eliminar
  7. Una avalancha de precisas descripciones a lo Campanilla Feroz. Tienes gran habilidad para describir, para usar metáforas y tus textos se enriquecen con ello. Una historia muy bonita y esperanzadora que a pesar de hablar de hielo y nieve, entibia el corazón.
    Un saludo, Campanilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ricardo! *-*
      ¡Qué alegría verte por aquí! ^^
      Aiiiix... A veces creo que me lío yo sola describiendo, retorciendo las Palabras... Pero... ¡No puedo evitarlo! ¡Me gritan! ¡Y debo hacerles caso!
      Sí... Tiene cierto toque de Esperanza... La Reina nunca se rindió y continuó buscando a su Pequeño... Hasta que dio con Él, para poder contarle su verdadera historia...
      ¡Besitos! ;)

      Eliminar
  8. Muy tierno, el amor maternal capaz de caldear el corazón más gélido.
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te guste! ¡María!
      ¡Muchas gracias por dedicarme un ratín de lectura!
      ¡Y por este tierno comentario!
      ¡Besitines! ;)

      Eliminar
  9. que bello describes y logras captar,mágico,encantador y tirno como me gustan! se vienen todos esos sentimientos de golpe! aissh! mi campanilla que rico leerte siempre,besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ady! ¡Ady! ¡Ady!
      *-*
      ¿Por qué eres tan Linda? ¡Me sacas tomatitos en las mejillas!
      No te puedo decir mucho más... Excepto... ¡Asias! Por esa forma que tienes de describir mis Letras... ¡Me emociono!
      ¡Muchos Besicus, Terminator! ;)

      Eliminar
  10. Saludos, lindo relato, lleno de ternura aunque con nieve en el corazón. Éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! ¡Mery!
      ¡Por ese ratico que me dedicas para leerme!
      La Nieve se derrite... Quizás la Reina lo consiguió al final... ;)
      ¡Besis!

      Eliminar
  11. Nunca hubo nieve más cálida que la de tus palabras, y es que el Amor todo lo puede :)

    Preciosa forma de narrar y enfocar un cuento que solo conocía de oídas, por su título, pero que ahora procuraré leer. Tienes un sello inconfundible a la hora de escribir, nadie dudaría de que este hermoso relato lo has escrito tú. Felicidades, eso no es algo que todo el mundo posea!!

    Un fuerte abrazo de domingo, Campanilla Mágica!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Aiiiiix!!! ¡¡Julia!! *-*
      Puuuuues... ¡Nu sé qué decir! Es que... ¡Juas! Me quedo muda... No sé... Nunca me había planteado que tuviese un sello propio... Peeero... ¡Me hace ilu! Y muchas más ilu me hace, ¡si eres tú quien me lo dice! ¡Pero muchísima Ilusión! *-*
      Ay... Las Palabras... ¡Qué bálsamo son en ocasiones! ¡Capaces de derretir la Nieve! O por el contrario... ¡Hacer Hielo dentro del Corazón! Al menos, esta vez, parece que un poco de Calor le llegó a la Reina gracias a Kai...
      ¡Besicuuuuuus de Lunes! ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida