Ir al contenido principal

El Niño Que Le Tiró Una Piedra A Una Extraterrestre

Durante un minuto, el puño rabioso de Martín encerró la piedra en su interior, apretujándola contra su palma, hasta dejarle pequeñas cicatrices en forma de arruga. Un minuto después, cual jugador americano de béisbol, el crío la lanzó con todas sus fuerzas contra su nueva compañera de juegos que, sin querer, le había robado el protagonismo entre los niños del orfanato. 

Sorprendido, observó cómo el rostro de su Pequeña Enemiga se fue desfigurando, como si su piel fuese la superficie de un lago y, las ondas provocadas por el impacto de la piedra, dejasen al descubierto la verdadera naturaleza del agua. Lentamente, aquella carita infantil y sonrojada dejó de serlo, hasta transformarse en un semblante monstruosamente tierno, de rasgos extraterrestres e inocencia universal.

- Yo… - Fugaz como una estrella, la mirada de Martín se apartó de la Pequeña Alienígena. Avergonzado, sintió la voz hacérsele un gurruño en la garganta. – Lo… Lo siento Ali… Yo no… Te prometo que no va a volver a pasar… 

- Umm… - Dulces, los belfos de la Niña Extraterrestre se movieron hasta forma una sonrisa sincera, al mismo tiempo que, sus hombros, acostumbrados a dar explicaciones, se encogieron con suma tranquilidad. – Bueno…  No es fácil ser la Nueva… ¿Sabes? 

Arrepentido y comprendiendo a la perfección a qué se refería, Martín se abalanzó contra Ali, encerrándola en un abrazo que, poco a poco, le fue devolviendo su forma humana, hasta volver a ser la Niña que Todos creían que era.

- Tu Secreto está a salvo conmigo, Ali… 


Monótonas, las agujas de un viejo reloj de pared marcaban el Ritmo de una Vida que se escapaba entre lentas respiraciones. Muchas décadas después de aquel mágico instante, Martín no había podido dejar de pensar en Ali, convencido de que, aquel Recuerdo Infantil, era el que le había guiado en su Amor por las Estrellas, hasta convertirlo en un prestigioso Astrónomo. Sin querer queriendo, sin ni siquiera Él saberlo, su Destino siempre había estado ligado al de la Pequeña Niña Extraterrestre, a la que tuvo que dejar atrás entre lágrimas agridulces cuando su Adopción se formalizó. A pesar de las infructuosas búsquedas a las que Martín embarcó a su Yo Más Adulto, nada pudo encontrar de su Pequeña Enemiga, como si, al abandonar aquel Hogar Temporal, su Rastro se hubiera desdibujado. Sin embargo, jamás dejó de investigar ni puso en duda su propia Cordura. 

- Mi Secreto siempre ha estado a salvo contigo, Martín… - Y, en ese momento, en el que la Huesuda se aproximaba a pasos agigantados hasta el Lecho de su Mejor Amigo, Ali, que nunca se había se marchado realmente de su lado, volvió para devolver el favor. – Vamos… Por fin has llegado… Ahora es cuando comienza tu Viaje hacia las Estrellas… Partiremos juntos y te mostraré lo que siempre has querido ver…

Comentarios

  1. EEEEEEEEEEEEEEE!!!!!! Tanto tiempo sin leerte y todo esto de golpe?? Quieres empacharnos??
    Tengo que darte la razón, no es fácil ser diferente, pero casi siempre es más divertido!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!! ¡Sep! ¡¡¡Todo esto de golpeeeeeeee!!! xDDD Por suerte para mis Letras, pero para desgracia para mí, estoy de baja y no puedo ir a currar... Así que me he puesto a Escribir, que mato el Tiempo del Aburrimiento y, de paso, visito a mis Musas que, durante el curso, las tengo muy desatendidas... U.u

      ¡¡Yes!! No es Fácil se Diferente, pero lo cierto es que es más Divertido y muuuuy Maravilloso *-*

      ¡¡Besitines!! ;)

      Eliminar
    2. Siento que la causa sea esa, pero me encanta poder volver a disfrutar de tus letras.

      Recuperate, pero no abandones tu neverita cuando vuelvas a estar sana ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida