Ir al contenido principal

Doctor MataSanos

Vestido de Capitán de Barco, el Pequeño jugaba en el estanque con un barquito rojo y azul. Con suavidad, los deslizaba sobre la superficie del agua, sorteando las algas que se arremolinaban contra la orilla.


- ¡¡Quiero ese!! - Con sus ojos velados por una densa neblina, contempló cómo el muchachito disfrutaba de la mañana de domingo. Feliz, como si nada de Este Mundo pudiese lastimarle. - ¡¡Ese!! ¡¡Ese!!


- ¿Estás segura? - La pregunta llegó desde atrás, con un soplido gélido que le hubiese erizado el vello de la nuca, si hubiera sido de carne y hueso. - ¿Del todo?


En silencio, la Joven asintió ilusionada y emocionada, mostrando un rubor antinatural en sus delicadas mejillas.


- Está bien… Sí… ¡Muy buena elección, Jovencita! Tan solo es un niño… ¡¡Tiene toda la vida por delante!! - El MataSanos sonrió con complicidad. - ¡¡Cerremos el trato!!


De su maletín de Doctor, el Hombre sacó un pergamino amarillento. Era un contrato irrompible: A cambio de su Alma, aquella Espectro tendría una nueva oportunidad, poseyendo el cuerpo del Pequeño. Con su próxima Muerte, el trato finalizaría y su Alma sería propiedad de Lucifer.


Tal y como había leído una vez, “Casi todos los Médicos tienen sus Enfermedades Favoritas…”, Doctor MataSanos, Hombre de Confianza del Ángel Caído, continuaba ejerciendo su Profesión con aquel Lema grabado en su Mente.


Al fin y al cabo, su Enfermedad Favorita era la Vida, la única que se podía curar con la Muerte. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida