Ir al contenido principal

Miopía

Me tumbo sobre un Lecho que no es Antiguo, ni Épico… Un Lecho que hace mucho que dejó de ser Lecho, para ser una simple Cama, empotrada contra un Cabecero Negro de Forja Artesanal.

Sé que es solo un Intento, mi Intento, de recuperar esos Anocheceres de Leyenda, bajo el Amparo de los Cuernos.

Me tumbo y dejo que la Miopía se apodere de mí.

Entre las Sombras que se cuelan por el ventanal de mis Aposentos… 

Digo...

Entre las Sombras que se cuelan por el ventanal de mi Cuarto, veo un Gigante hecho de Tinieblas. Su Mole de Oscuridad impenetrable se refleja en el Espejo.  No se mueve. A su lado, Favole trata de escapar del Gran Cuadro que domina la pared… Pero, en el fondo, sabe que no puede Huir del Cementerio en el que permanece arrodillada, a menos que, las velas que la iluminan, prendan el Lienzo desde dentro. 




Los Ladridos de los Perros retumban contra nuestros Oídos. Sin embargo, debo ser la Única que los escucha en la Lejanía, pues solo yo me inquieto, como si una Vieja Profecía anunciase una Pesadilla, un Apocalipsis o la llegada de un Mal para el que Ninguno estamos preparados.

El Gigante sigue allí. Estático. Imponente.
Favole también. Resignada en su Cárcel.

Yo continúo tumbada. Cegada por ese Defecto que me acompaña desde la niñez, creando Figuras Imposibles cuando dejo las Lentes a un Lado y me sumerjo en un Mundo de Líneas Temblorosas e Imágenes Borrosas. Un Defecto que me hace ver lo que otros jamás podrán apreciar, donde la Imaginación hace de las suyas y crea Monstruos donde solo hay Muebles.

Y sigo allí… Dejo que los Minutos se larguen de Fiesta… Son Días Muertos, de Hastío Incontrolable, de Mal Genio que no deseo que se refleje en mi Rostro, pero del que termina apoderándose de mí cuando cae la Tarde.

Llevo Fatal esta Recuperación…

Así que me tumbo… Porque hay Días en lo que me quiero Bajar Del Mundo, como dice la Canción de Rozalén… Quiero Bajarme… Bajarme… Bajarme… Porque, lo que de verdad ansío, es poder Subir… Subir al Mundo… Subir… Subir… Y Subir… Y no puedo. Hasta que no me recupere de este puñetero Esguince que se suponía que no era Nada y que está siendo Mucho.




Llevo Fatal esta Recuperación, porque llevo Fatal no poder salir de Casa.

Y me tumbo…

No me pongo las Lentillas, dejo las Gafas en la Mesilla, me tumbo… Y juego con mi Miopía, con el Gigante y con Favole. 



Comentarios

  1. Campanilla, Campanilla Feroz, con que fuerza has regresado y con qué inspiración. Mira que hacer de la miopía un momento tan mágico. Identificada al cien por cien pues mis monstruos salen del mismo defecto. Tambien dejo las lentillas en el velador cada noche y dejo que las sombras que se cuelan por mi ventana, creadas por alguna luz de auto, formen en las paredes aquellas criaturas bailarinas de más que siempre hablo. También me sirve la ropa que cuelgo tras la puerta que más de una vez he sorprendido mirándome. Excelente Campanilla, hada loca. Besototote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lady Malkavian... ¡¡Qué me gusta que te pases por esta Neverita Sangrienta!! Donde duerme una Trémere adicta al Caldero de Sangre xD

      No... En serio... Yo que sé... Allí estaba yo... Toda deprimida por culpa de mi Esguince... Mirando a la Nada, dejando que las Sombras se apoderasen de mi Habitación... Y me di cuenta de que la Miopía también podía ser Magia, que podía contar sus propias Historias... Y, al día siguiente, le di Letras a mis Defectos... ;))

      ¿Te he dicho que me encantan esas Sombras que te inspiran? Porque hacen Bailar a tus Musas y nos regalas cada Relato, cada Palabra... Que... ¡¡Qué vamos!! ¡¡Qué me encantan!! #SeSabe

      ¡¡Besitos de Purpurina Sangrienta!! ;)))

      Eliminar
  2. Campanilla, Campanilla Feroz, con que fuerza has regresado y con qué inspiración. Mira que hacer de la miopía un momento tan mágico. Identificada al cien por cien pues mis monstruos salen del mismo defecto. Tambien dejo las lentillas en el velador cada noche y dejo que las sombras que se cuelan por mi ventana, creadas por alguna luz de auto, formen en las paredes aquellas criaturas bailarinas de más que siempre hablo. También me sirve la ropa que cuelgo tras la puerta que más de una vez he sorprendido mirándome. Excelente Campanilla, hada loca. Besototote.

    ResponderEliminar
  3. Hola. Y cuando nos ponemos las gafas ¿a dónde huyen esos monstruos, Campanilla? Me voy a buscarlos... Gracias por tus relatos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luy... Creo que los Monstruos no huyen... Solo se vuelven Invisibles... O, tal vez, se van a tomar unas Cervecitas al Baúl de los Monstruos, dónde viven todas esas Sombras que vemos los que tenemos Miopía, hasta que nos volvamos a quitar las Lentes... ¿Quién sabe?

      ¡¡Gracias a ti por pasarte por mi Neverita Sangrienta!!

      ¡¡Muchos Besitoooos!! ;)))

      Eliminar
  4. Relato que juega con las sombras, me gusta :)
    Pero queda la eterna incógnita, ¿cómo estar seguro que esas figuras imposibles no son reales? ¿Y si la miopía la convirtiera en la única persona capaz de ver al mundo real? Teorías mías.
    Como siempre, un placer poder leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe... Felipe... Felipe... Hay que ver lo que me gusta esa Teoría tuya... Como que se me despiertan las Musas Miopes y voy a tener que dejar las Gafas y las Lentillas a un lado y, con mis Ojos Desnudos e Imperfectos, comprobar cuánto hay de Real en esas Figuras... Quizás... ¡¡Me lleven a otro Mundo!!

      Y como siempre, un Gran Honor verte por mi Neverita #SeSabe

      ¡¡Besitos de Gigante!! ;)))

      Eliminar
  5. Bueno un poquito te queda de estar tumbada, pero mientras nos ofreces estos grandes momentos de inspiración.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay... Sí... Al menos, ya he empezado a sacar a Samete por las Mañanas por el Barrio... Todavía no me dejan hacer mis Laaaargas Caminatas... Pero el Pie va mucho mejor, porque vaya rollazo... u.u Aunque, el lado positivo, es que le estoy dando a las Letras Muy Mucho ;)))

      ¡¡Muchos Besitooos!! *-*

      Eliminar
  6. Única en tu modo de experimentar con las palabras y de darles un significado propio. Leerte siempre es navegar a contracorriente y ser golpeado por olas de imaginación, surrealismo creado por sombras y un entorno que se vuelve mágico o perturbador, sensaciones extraordinarias.
    Un placer zambullirme de nuevo en tus letras suicidas, Campanilla.
    ¡Abrazo, Hermanuela Letril! ;)

    ResponderEliminar
  7. Nada como cerrar los ojos y dejar volar la imaginación, lejos del mundo, de este mundo que por rutina se vuelve gris. Todos necesitamos jugar con los gigantes... Genial!!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Muy original. Entretenerse con las criaturas y escenarios de nuestra imaginación. Y si nuestra imaginación no es suficiente, una miopía puede ser de gran ayuda.
    Has regresado con muchas fuerza, digo... has regresado con mucha fuerza, Campanilla.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida