miércoles, 23 de septiembre de 2015

Lágrimas De Unicornio

Cuenta una Antigua Leyenda, tan extraña y anciana como las raíces de los Árboles Invisibles del otro lado del Arco-Iris Albino, que las Lágrimas De Unicornio son capaces de devolver la Pureza a las Miradas de los Seres Humanos. Sin embargo, hacer llorar a un Ser de Extraordinaria Fantasía de Luz Multicolor, es uno de los Actos más Horribles y Crueles con los que un Cazador de Secretos se puede encontrar. Pues, robar sus diminutas gotitas de sal y Bondad, no es tarea sencilla, ni mucho menos amable.

Con terrible precisión, se debe extirpar parte del Corazón del Mágico Equino, lentamente, para que el Dolor atraviese el Alma, se impregne de toda su Inocencia y acuda a sus ojos, como única vía de escape. Aunque no es mortal, las consecuencias suelen ser Malignas, tan Malignas que nunca vuelve a ser el Mismo y, su Pelaje de Nieve, se torna Oscuridad Azabache.

Ningún arma afilada es la causante de semejante Aberración, solo se necesita una pizca de Veneno-Realidad, el más espantoso de todos ellos, pues, entre los ingredientes de su Composición, se puede reconocer la Avaricia, la Hipocresía, el Desprecio, la Intolerancia, el Egoísmo o la Violencia. Tras su inoculación, Pequeños Gusanos de Cinco Cabezas Deformes recorren el Torrente Sanguíneo, hasta alcanzar el Corazón, solo entonces, hincan sus oxidados y ponzoñosos colmillos en su Núcleo de Purpurina, alimentándose de su Fosforescencia.

Es difícil y costoso conseguir un pequeño bote de Lágrimas De Unicornios. Pero no imposible.

Actualmente, un Sector demasiado crítico de la “Sociedad Mágica De Cazadores De Secretos” se niega a continuar con esta angustiosa práctica, apelando a la necesidad de preservar a los Unicornios, Animales en serio peligro de extinción. Sin embargo, mientras existan Humanos que sigan pagando por sus Lágrimas, se seguirá dañando a estos Hermosos Seres.

Desde aquí, solicitamos la ayuda de esa Humanidad que, conocedora de la existencia del Mundo Mágico, lo protege de manera incansable.

No permitáis que la Luz que nos ilumina se apague. 




"Las Almas Bellas son las únicas que saben todo lo que hay de grande en la Bondad..."
Fénelon

martes, 22 de septiembre de 2015

Valientes

Hartas.

Demasiado cansadas de lidiar con Príncipes Apuestos, de Gran Belleza y poco seso, todas y cada una de las Princesas de los Cuentos Infantiles, se reunieron alrededor de Madre Naturaleza. Entre protestas airadas y quejas a toda voz, perdiendo toda compuesta impuesta por las estrictas normas de una Educación Real. Y, enfurecidas con Monstruos que ya no les parecían tan horribles, le pidieron ayuda.

Atenta a sus explicaciones, escuchando sin soltar ni un murmullo y escandalizada por la matanza de Dragones, encierros en altas torres de castillos y envenenamientos “roba-besos”, Madre Naturaleza no necesitó meditar ni tan solo un segundo. Rápida e inteligente, convocó a todos sus Hijos y, sin necesidad de favores y tras conocer a las Princesas, decidieron unir sus Corazones, fundiendo sus Almas hasta ser un solo Ser.

Muchos las llamaron Híbridos de las Naturaleza.

Sin embargo, otros, las bautizaron como Valientes. 




"No tengo Miedo a las Tormentas porque estoy aprendiendo a navegar mi Barco..."
Louisa May Alcott

sábado, 19 de septiembre de 2015

De Santos Y Renegados (2º Parte)

Este Relato es la Segunda Parte de un Relato para el Concurso de "El Círculo De Escritores": Relatos a Dúo II.

Ha sido escrito con mucho mimo, risas y unos cuantos Stickers Monosos compartidos con Mendiel

Para leer la Primera Parte, solo tienes que pinchar AQUÍ...



De Santos y Renegados (2º Parte)

“Lucifer cayó de los Cielos por Rebelde. Nunca creyó en las Bondades de un Dios que azuzó a sus Huestes de Carne y Hueso a matar y a morir en su Nombre.

Soy un Demonio.

Su Hija.

Una Renegada que, harta de bailar al son de las Hogueras del Infierno, alzó su Mirada a la Tierra y, ávida de conocer la verdad, se arrancó las Negras Alas.

Lentamente, mis Uñas de Oscuridad rebuscaron entre mis escamas de ónice, hundiéndose sin pudor entre sus Secretos, rasgando tendones, abriendo carne y músculo, hasta llegar a las finas raíces que se anclaban junto a mi Corazón. Arterias y venas se rompieron con una suavidad feroz, desgarrando el cordón umbilical que me había unido a aquel que, durante toda una Eternidad, había llamado Padre.

Dicen que los Demonios no sentimos los Latidos del Corazón, que somos inmunes al palpitar que reverbera por nuestro cuerpo, como un Eco ensordecedor capaz de arrasar con nuestra Cordura.

Se equivocan.

Es su Dulce Melodía la que nos vuelve Locos, la que nos obliga a vencer el Deseo de ser Humanos.

Me convertí en una Mujer y, tiempo después, rechacé el Perdón que Lucifer me ofreció, negándome a volver al Abismo.

Porque cuando lo vi, cuando contemplé su cuerpo desnudo, cubierto de heridas, con aquel caminar inestable y temeroso, sucumbí a los Dictados de mi Corazón.

Soy una Renegada. Me he enamorado de un Ángel Caído.

Y me quedaré a su Lado. No le temo a su Dios.”




Despejada por culpa de un Sueño cargado de Monstruos Fluorescentes, la Pequeña contempló con ternura a sus Papás. Dormidos y abrazados, eran la representación terrenal de una Paz perfecta.

Como una alpinista, escaló la cama, colándose bajo el edredón, hasta hacerse un hueco entre los brazos de su Papá y de su Mamá, el Lugar más seguro del Mundo.

- Papi... - La voz de Alma resonó suave bajo el búnker de mantas. Mimosa, extendió su manita, posándola lentamente sobre una gran marca con forma de hoz que decoraba el omóplato del Joven. - Mami dice que eres su Ángel...




sábado, 12 de septiembre de 2015

El Rey En El Norte II

Ni siquiera sé por dónde empezar… ¿Acaso existe un Principio?

Mariposas de Purpurina han sembrado mi Cerebro de Hadas y Unicornios… Siento que vuelvo a ser una Adolescente, una Quinceañera que se muere de vergüenza cuando se encuentra con el Chico Malo del Instituto, esa Niña que se esconde tras sus gafas y que tiene una Caja llena de Recuerdos de un Lugar en el que nunca ha estado y que, sin embargo, siempre lo ha sentido como suyo. Ese Lugar donde se originó su Principio.

¡Debo estar Loca!

O, tal vez, solo es que me he dado un golpe tan fuerte en mi Cocorota, que he retrocedido en el Tiempo, hasta volver a esa década en la que ni era una Cría, ni era una Mujer.

¿Podría ser? ¿Verdad?

Porque si no… ¡No lo entiendo!

He subido a la buhardilla, he buscado mi Caja de Recuerdos y allí estaban todos, como si llevaran toda una Eternidad esperando un Rencuentro. Todos… Todos… La réplica en miniatura de un Escudo Vikingo, el Álbum de Recortes sobre Escandinavia, cientos de fotos de Drakkars, miles de notas sobre aquel al que llamaban “El Rey En El Norte”, Leyenda que siempre me ha fascinado, con la que tan, tan, tan identificada me sentía…

Aquella Viajera Extranjera que había entregado su Corazón por Amor… Aquella Mujer Valiente que, sin temor alguno, se había arrojado a los brazos de la Dama De La Muerte para proteger al Hombre del que estaba enamorada…  La extraña desaparición de aquel Guerrero que decían que había pactado con los Dioses para volver a verla…

¡Debo estar Loca!

¡Muy Loca!

Porque si no lo hubiera visto… Si no le hubiera visto… No habría recordado la Historia. Esta Historia.

Pero Él…

Él… Él… Él…

Me mira y me desarma.

Me siento Desnuda ante su presencia, como si, los vaqueros rotos y mis camisetas deshilachadas, no pudieran esconder mi Alma. Tan Desnuda, que tengo la sensación de que, a pesar de las capas de ropa, Él sería capaz de trazar un Mapa de los Lunares que se dibujan en mi Piel. Tan Desnuda… Tan Desnuda que sé que podría esconderme entre sus Brazos, dejar de sentir el Frío que me envuelve cuando desparezco y continúo con mi Paseo.

Me mira y me muero de vergüenza.

Podría jurar que le conozco, que le conozco desde antes de saber que existía, desde antes de saber que su Rostro me resulta tan familiar, tan amado, como si llevara esperando por Él desde Siempre.

¡Debo estar Loca!

Porque Él se sienta en su banco. Con su mochila a reventar de una Vida que debió dejar atrás hace mucho, labrándose un porvenir en esta Ciudad que poco tiene que ofrecer. Se sienta y espera a que la Gente se apiade de su no tener Nada y le regale un poco de Tiempo, una Mirada, una Sonrisa… Un “Algo” que le permita volver a vivir un nuevo Día.

Porque Él es un Viajero Extranjero, que me habla en un Idioma que no comprendo, que no entiendo y del que, sin embargo, creo reconocer entre sus Palabras un “Recuérdame… He vuelto por ti… He vuelto a por ti… Y nada podrá separarnos, mi Amor…”

¡Debo estar Loca!

Debo estar Loca…

Porque las Sílabas se me enredan en la Lengua y, con torpeza, mis cuerdas vocales quieren susurran un “Te Recuerdo…” en ese Idioma que desconozco y que mi Corazón  parece no haber olvidado.

¿Puede ser posible?

Mis mejillas se calientan cada vez que paso a su lado, volviéndose cerezas incandescentes, capaces de atravesar mis pómulos y explotar en un sinfín de Colores, que me harían confesar que muero por morir entre sus Besos una vez más… Morir… Como si ya hubiera muerto antes entre sus Labios, para volver a renacer al estamparme contra su Boca.

¿Puede ser posible?

¿Puede ser posible? ¿Puede ser posible que recuerde el tacto de sus manos?

¡Debo estar Loca!

Porque nunca me ha rozado…

Debo estar Loca y mis Mariposas también.

Un Nombre se dibuja en mi Memoria…

Sigbjörn

Debo estar Loca, porque Te Recuerdo…


"El más difícil no es el Primer Beso sino el Último..."
Paul Géraldy 



Porque todo comenzó por casualidad, con ese Viajero Extranjero que atrajo a mis Musas... Porque gracias a Él regresaron y "El Rey En El Norte" cobró vida... 

jueves, 10 de septiembre de 2015

El Rey En El Norte

Sé que es Ella.
Lo sé. Lo Siento.
Sé que es Ella por el Pudor que se refleja en su Mirada, cuando me observa de reojo, vergonzosa, como si, de pronto, se arrepintiese de haber fijado sus Ojos de Lince sobre mi Rostro.
A veces... A veces, creo que no es de este Mundo. De este Tiempo. Pues, cuando camina, sus pasos parecen abrir en dos la acera, y tras sus zapatillas multicolor, emergen, de las entrañas de la misma Tierra, un sinfín de Seres de Fantasía que se arremolinan entre sus tobillos, como Niños Traviesos perdidos en un Parque de Atracciones.

Sé que es Ella.
¿Cómo no iba a saberlo?
Si aún recuerdo cómo su Sonrisa Mimosa me despertaba bajo las Luces del Norte, cuando el Firmamento se tornaba verde y rosa y las Auroras más hermosas nos recordaban que la Inmortalidad estaba a un Beso De Distancia.

Sé que es Ella.
Pero... Ella no sabe quién soy yo.
No sabe que la he estado buscando entre tanta Gente, entre tantas Personas que desfilan delante de mí, como Espectros Perfectos Sin Corazón. Nadie se para, Nadie se detiene, Nadie me ve... Excepto Ella.

Ella... Ella... Ella...

Le regalo Palabras en el Lenguaje de nuestros Ancestros, esperando que los Recuerdos se abran paso entre los Siglos que han separado nuestras Almas, extrañando aquellos Momentos en los que los Latidos de nuestro Corazón palpitaban al unísono.

Cada día... Cada día rezó a los Dioses para que sus Pies la lleven hasta mí y, es entonces, cuando el Miedo me asola y me destruye.

¿Qué puedo ofrecerle?

Si mi Hogar es cada Parque, cada rincón escondido en esta Ciudad que descubrí, escuchando las Risas que la Nostalgia me traía, como si el mismo Oz hubiese construido Baldosas Amarillas solo para mí. En esta Ciudad Antigua, de un Pasado Medieval, que me es tan Presente, que me transporta a aquella Noche en la que una Joven de la Vieja Lusitania me robó la montura. Escapando de su Origen, buscando su propio Hogar.

Sé que es Ella.
Porque Ella me hablaba de aquel Lugar Mágico, de aquella torre en donde las enredaderas se engarzaban a la roca, trepando hasta alcanzar los pendones del Palacio donde había nacido. Dónde la Paz que no hallaba su Espíritu, tras el Casamiento Forzado al que había sido condenada, se fundía con el Azul del Cielo y le entregaba pequeños instantes de tranquilidad.

¿Qué puedo efrecerle?

Si ya no tengo nada. Nada. Absolutamente nada.

Ese fue mi Castigo por desafiar a los Señores Cristianos, por enfrentarme a su Dios Omnipotente, por negarme a entregarle mi Amor a su Esposo...

Ese fue mi Castigo por morir sin lograr salvarla, cuando las hachas golpearon los escudos y las espadas hicieron añicos su Pecho, al interponerse entre la Huesuda y mi propia Vida.

Mi Vida... Ella era mi Vida.

¿Qué puedo ofrecerle?

Si dejé de ser el Rey en el Norte, precio justo por volver a encontrarla de nuevo, en cualquiera de los Tiempos que viviría sin vivir, hasta volver a tenerla junto a mí.

¿Qué puedo ofrecerle?

Si solo tengo Amor y un puñado de Estrellas cada Madrugada.

Sé que es Ella.

Sé que eres Tú.

Por favor... Recuérdame...  


"Los que de Corazón se quieren sólo con el Corazón se hablan..."
Francisco de Quevedo 

martes, 8 de septiembre de 2015

Lux In Tenebris

15:12

Me siento delante del Portátil... Bueno, en realidad, me he sentado sobre el sofá-cama de la salita (Reino Anexo a mi Mundo de Fantasía) en la Casa de mis Papis. 
Me siento con el Portátil sobre las Piernas, como si fuera una Super Mega Bloggera Ultra Famosa que sale en la típica peli moñas de Sábado en la Siesta. Moño desastroso, Sam subido sobre el escritorio vigilando por la ventana, esta Entrada y yo. 
No hay nada más. Y tampoco lo necesito. 
Me pongo a Escribir. Sí... Pero no sé si lo hago por vencer a la Pereza brutal que me ha llevado a tener el Ordenata apagado durante 4 días o por una auténtica Necesidad de darle a las Letras. Aunque, la verdad, es que ni lo sé, ni me importa... Simplemente tecleo. 

Y no. Esto no es una Peli ni, esta tarde, cuando salga de paseo con mi Peludo, no me tropezaré con el Hombre más Todo que se haya cruzado en mi Vida. Aunque... ¡Joder! ¡Tampoco estaría nada mal! 
Pero no. Esto no es una Peli y, aunque Yo sea la Prota de mi Historia y tenga un alto porcentaje de escoñarme en cuanto ponga un pie en la calle, ya no creo tanto en el Destino y en las No-Casualidades, como hacía antes. Aunque... Bueno... Algo siempre queda de las viejas costumbres ;)




Se me escapa un Suspiro, un latido me estruja el Corazón... 
Como en esa frase, de una Canción de Revólver que siempre me ha gustado tanto:


"Yo decido cómo y cuánto estrujarme el Corazón..." 

A veces me encuentro con cierta parte de mi Pasado de sopetón, un simple detalle que me recuerda a Ello, que hace que todo se retuerza y una pequeña punzada de Dolor me atraviese el Pecho... Aunque... No sé si es Dolor o, simplemente, esa sensación diluida que se cuela por un rendija oculta de una Herida que ya es Cicatriz... O tal vez, solo es Nostalgia, ganas de quedarte solo con lo Bueno que cada Experiencia te trajo y que, sin olvidar todo lo Malo, te hace darte cuenta de que un Mundo Asombroso se extiende ante tu Mirada. Y, sobre todo, de que quieres atrapar cada Instante, como si fueras un Cazador De Momentos que sabe que nunca más se volverán a dar. 

Es cierto. 
Me da Pereza sentarme delante del Pc y, en las últimas dos semanitas, más aún... 
Me he dedicado a quemar las Suelas de mis Zapas de Lona. 
Me he dedicado a observar el Mundo... El Mundo desfilando con sus múltiples formas y colores para mí, tantas y tantas Personitas con las que nos cruzamos cada día y que tendrían tanto que decir... Las miro directamente y estoy convencida de que, algún día, alguien me va a soltar una bordería por culpa de tanto descaro... No puedo evitar sentir la tristeza que algunos rostros esconden tras unos labios muertos en vida, ni puedo dejar de sonreír cuando me cruzo con una Personita que camina siguiendo su propio ritmo... La gran facilidad que tienen los Críos para hacer Amigos en los columpios y lo magnífico que es ver que, para rozar la Felicidad, solo necesitan un cubo, algo de tierra y agua. Tan simple y tan sencillo parece... Pero no lo es, porque, al llegar a la Edad Adulta, olvidamos lo maravilloso que es llenarse los dedos de barro y ensuciarse como si fueses un Niño que no tiene nada que perder. 

Yo ya no quiero olvidar esa Sensación.



Y desvarío... Solo hay que ver mis últimas dos Entradas... Desvarío demasiado... 
Es... Es como... 
Es una Metamorfosis continua. Esa que empezó hace ya casi un Año... Y que no cesa, como si todo Cambio del Cambio se produjese solo, sin esperarlo y, al mismo tiempo, llevase toda una Vida esperando este Viaje que me lleva al Epicentro de mi Misma... 



Y he desterrado el Negro de mi ropa tras... ¿Cuánto? 
¿Siete años?
Siete años engullida por mis Ropas Oscuras... Y, de repente, un día, contra todo pronóstico, sentí que lo único que realmente quería era COLOR
COLOR y más COLOR
Quería trasmitir el COLOR que me inundaba por dentro.

Y me he comprando tres vestido. 
Yo... Que una Tarde de Junio, me sentí tan sumamente Feroz, que decidí que había llegado la Hora de mostrarme a mí misma esas Piernas que tanto ocultaba... ¡Zas! Y, desde entonces, no he vuelto a esconderme de mí. No. 




¿Por qué escribo esto?

Porque hoy me he dicho "Campanilla... Tienes que responder a todos los Comentarios de tus Entradas... ¡Eres un desastre!" 

Y sí... Tengo que hacerlo. Y voy a empezar ahora mismo. 

Solo espero que Vosotros (sé que sabéis quienes sois) no me lo tengáis muy en cuenta... Lo cierto es que adoro leer los mensajitos que me dejáis, pero... 

Pero... Veréis... 

Durante un Año de mi Vida, viví escondida del Mundo, encerrada en esta Red Virtual y, aunque los motivos que me llevaron a ello y por los que decidí quedarme, durante ese Tiempo en mi propia cárcel, no vienen al caso, vuelvo a ser esa Campanilla que tenía un Espíritu de Magia, de Sueños, de Ilusiones... Esa Campanilla de hace 15 años, con los aprendizajes que da la Madurez y las Ganar de Vivir al máximo que los Adolescentes suelen tener... 

Por eso, hay días que me da mucha Pereza encender el Pc. 
Porque prefiero estar ahí fuera. En mi Aquí.

Me doy cuenta de tooooodo lo que he cambiado... O, quizás, lo único que he hecho ha sido recuperarme a mí misma de un modo que ni siquiera me hubiera podido imaginar... 

Todos tenemos Luces y Sombras. 

A mí no me importa reconocer que tuve mis Sombras, porque sin ellas, jamás habría recuperado mis Luces.  

16:15





Lux 
In 
Tenebris

viernes, 4 de septiembre de 2015

Aquí

Estoy aquí
AQUÍ
Y no me importa dónde está este Aquí, mientras esté conmigo
CONMIGO
CONTIGO

¿Aquí o Allá?
¡Qué más da! 
Porque estoy
Estoy conmigo
Estoy contigo
Con
Porque sin mí ya estuve
Y sin ti, también


Estoy Aquí
AQUÍ
Con mi Vestido de Pato Alienígena
Con mis Suaves Plumas de Algodón de Azúcar
Más Con, Menos Sin
Aunque... CONTIGO me comería el Sin
Sin mi Vestido de Pato Alienígena
Solo sin mi Vestido


Y desvarío... 
Una vez más
Solo quería decir que estoy
Estoy Aquí
AQUÍ
En mi Aquí


¿Dónde está tu Conmigo?
A veces, olvido que me perdí en mi Contigo
Y renací en mi Sin Ti




martes, 1 de septiembre de 2015

Desvaríos Con Citronela

iSoy una Nube!

Blandita y Esponjosa

Tengo cuerpo de Espuma de Cielo, agitado (no mezclado) 
con una Batidora Extraterrestre

Soy una Nube

Caramelo de Nieve

Helado Abullonado recubierto de Nata Marciana

Soy… ¡Una Nube!

Viajera

Perfectamente Imperfecta, Dueña y Señora de mi múltiples Deformidades

Soy una Nube

Nube

N-U-B-E

Nube de Deseos

Nube de Altos Vuelos

Soy…

Soy quien escribe, bajo la atenta mirada de un Conejo-Vispa

¡Conejo-Vispa!

Animal De Citronela, Guardián de mi Pulserita Infantil contra Insectos

Desvarío

Será el aroma odioso de la Citronela…

Será que me siento Nube

Será…

Soy Nube






No sé si alguna vez fui dueña de mi Razón, lo único que sí que sé es que Siempre tuve Uso de Fantasía. 
Mi Imaginación es Pájaro Libre, porque Yo soy Ser de Altos Vuelos.
A veces, meto tremendas leches contra el suelo, se me rompen todos y cada uno de los Huesos de mis Alas. 
Estoy enamorada de las Nubes y nunca he sabido el motivo... Supongo que será porque, cuando todo se torcía de adolescente, me refugiaba (y me refugio) en mi Mundo, tratando así de resolver los Problemas. Tal vez, porque tengo la sensación de que, en su interior, hay cientos de Realidades Paralelas y Dimensiones que aguardan a ser descubiertas. O, quizás, simplemente, porque siempre, siempre, siempre, he sido una Gran Soñadora, que se niega a creer que Todo está Perdido en la Triste Realidad que asola nuestro Planeta. 
No sé cuál de los serás, será... Lo único que sé es que, una vez, una vieja Amiga del Cole me dijo que esta Canción parecía hablar de mí y, siendo sincera, creo que, en cierta manera, sigue haciéndolo:


Últimamente, no encuentro a mis Musas, o tal vez, no las estoy escuchando, teniendo el Corazón y la Mente por otros Lares, pero lo que no me faltan son Nubes. Y eso es Maravilloso.