sábado, 11 de julio de 2015

De Cero A Cien Suspiros...

De Cero a Cien Suspiros…

0. Por las veces que Suspiré sin saber que eras Tú el Dueño de mis Suspiros.

1.  Por tu Sonrisa de Niño Travieso.

2. Por ese Tatuaje que descansa sobre tu costado izquierdo. Porque me vuelve Loca.

3. Por el Viaje entre las cicatrices de tu Alma.

4. Por la Aventura que se esconde en cada uno de los jadeos que estampas contra mis oídos.

5. Por el aroma a café recién hecho que desprende tu piel cuando amanezco más tarde de lo habitual.

6. Por las Risas. Por todas y cada una de tus Risas. Por todas y cada una de mis Risas.

7. Por los Silencios que nunca fueron incómodos. Por hacer cómodos los que nos incomodaban.

8. Por el Collar de Estrellas Fugaces que me regalaste aquella Madrugada.

9. Porque te comería con Pan y Mantequilla. Con Mermelada. Y recubierto de Chocolate.

10. Porque te comería. Y porque te como.

11.  Por los Cuentos Para Adultos antes de Dormir. Por los Cuentos Infantiles para poder Dormir.

12. Por los Enfados que llevan a Reconciliaciones Especiales. Por los Enfados que nos ayudan a conocernos mejor.

13. Por poder Bailar al Ritmo de tu Latidos. Porque puedes Danzar al Ritmo de los míos.

14. Por el Día que nos perdimos en el Bosque. Porque jugamos a ser Indiana Jones y terminé resbalándome entre carcajadas.

15. Por ese Concierto. Ese Concierto dónde me dijiste Te Amo.

16. Por ese Concierto. Donde me ruboricé tanto que las Palabras se me atrancaron en la Garganta.

17. Por el Río. El Río en dónde nos bañamos Desnudos. Donde Tú hacías de Tiburón. Y yo mezclaba gritos con carcajadas.

18. Por enseñarme a jugar al Póker. Por las Partidas al Strip Póker. Por las que gano. Por las que gano perdiendo.

19. Por convencerme para hacer Puenting. Por las ganas de descuartizarte después.

20. Por tu disfraz de Bombero.

21. Por la vez que doblamos aquella Peli de Serie B que era un tostón y la convertimos en un Gran Éxito.

22. Por el Gel de Frambuesa y Fresa. Porque me gusta lo dulce. Y Tú no quieres parecer una Gominola Andante.

23. Por las Batallas de Harina.

24. Por ese Día en el que nos subimos en el Barco Vikingo. Porque me mareé. Y tú también. Porque ya no somos tan críos.

25. Por las arritmias que me provocas. Por las mismas que me curas.

26. Por los Helados después de Siesta.

27.Por el  Invierno. Porque me pego a ti cual Lapa Monosa para robarte todo el Calor.

28. Por el Pic-Nic improvisado con latas de cerveza y empanada envasada.

29. Por el Verano. Y las Risas que nos echamos cuando te vistes de Esquimal.

30. Por hacer de la Eternidad, una Nada. Y de la Nada, una Eternidad.

31. Por las Pesadillas que me asaltan algunas Noches. Por los Abrazos Anti-Monstruos y Anti-Fantasmas que te inventas para mí.

32. Por los Abrazos. Por todos los Abrazos. Por los de Oso. Y los de Foca.

33. Por las Muecas Feas pegadas a la mampara de la ducha.

34. Por dejarme vivir en las Nubes. Por la escalera de mimbre que hiciste para sentarte a mi Lado.

35. Por mi Fiesta De No-Cumpleaños. Por todos los años que aún no hemos cumplido.

36. Por escribir Indomable sobre mi vientre con Tinta de Miel. Por reescribir Indomable con la punta de tu lengua.

37. Por los Días que ya no llevan cruces en el Calendario.

38. Por ser un Troglodita que colecciona Figuritas de Star Wars.

39. Por el Chewaka que tomo como rehén para hacerte chantaje.

40. Por el Gizmo Gigante por el que el hacemos el intercambio tras los Secuestros.

41. Por las 41 Luciérnagas que atrapamos. Por las 41 Luciérnagas hechas de gotas de lluvia.

42. Por la Tormenta de Mayo que nos cayó un Martes. Por tu pelo revuelto.

43. Por las Palabrotas que me callas con Besos. Porque solo digo tacos, para que puedas silenciarme a Besos.

44. Por los Besos. Y los Muerdos. Por los Besos y los Muerdos. Los premeditados, los desprevenidos y los prevenidos. Por los feroces y los salvajes. Por los dulces con sabor a ti.

45. Por las explicaciones. Porque no las necesitas. Porque comprendes mi Esencia Verdadera. Porque comprendo tu Auténtica Esencia. 

46. Por los Puntos Cardinales. Porque eres mi Norte. Y el Sur. El Este. Y el Oeste.

47. Por este Suspiro. El número 47. Porque me dijiste que no podía Suspirar tanto por ti. Y mira todos los que llevo.

48. Por tu culpa.

49. Por las Promesas que no prometiste. Por las Promesas que cumpliste sin prometer.

50. Por los Sueños que le robaste a Morfeo. Por el Sueño que me robaste a mí.

51. Por las veces que no pude dormir. Porque no podía dejar de pensarte.

52. Por el Volcán. Porque quería ser Cazadora de Volcanes y me construiste uno. Porque no funcionó.

53. Por los Nervios enredados en mi Estómago en la primera Cita sin Cita.

54. Por las Mariposas. Porque ya no son Mariposas, sino T-Rex con Alas de Purpurina.

55. Por las veces que me despierto para verte despertar.

56. Por las veces que me duermo después de cenar. Porque me hablas y respondo.

57. Por aquella ñoñería de dibujar un Corazón en la arena de la playa sin iniciales. Porque tenía ventrículos y aurículas. Porque no somos de Corazones al uso.

58. Por nuestra Palabra en Clave: Jumanji.

59. Por todas las Claves sin Descifrar que nos dejamos. Por los Juegos De Pistas que siempre traen Recompensas que no esperamos.

60. Por el Día que me subí a la Muralla de aquel Castillo. Porque tuve vértigo y me daba miedo bajar. Porque me cogiste como un saco de patatas.

61. Por Subir. Porque siempre fui de Subir. Porque siempre me costó Bajar. Por ayudarme a Bajar.

62. Por ese mismo Día. Porque después de bajar, me subiste a la Torre Más Alta y me enseñaste tus Dominios. Por usurpárselos a mi Vértigo.

63.  Por enfurruñarme. Porque yo quería ser la Dueña del Castillo.

64. Por esos cinco días sin hablarnos. Porque eres un Cabezota. Porque yo lo soy un poco más.

65. Por esos cinco días en los que no pude Suspirar. Por esos cinco Suspiros que no puedo añadir a esta lista.

66. Por todas esas Respiraciones que me quedaron sin aliento. Y sin Suspiros.

67. Por el mensaje escueto. Por ese “En el Pasadizo de Mansaborá. A las 21:00”. Porque fuiste. Porque llegué cinco minutos tarde solo para hacerte de rabia. Porque mereció la pena.

68. Por los perdones que no nos pedimos. Porque no los necesitábamos.

69. Por Echarte De Menos. Por ser esa la peor de las Condenas.

70. Por Echarme De Menos. Y reconocerlo.

71. Por las Lágrimas que nunca provocas. Por las que consuelas cuando las provocan otros.

72. Por esa Voz que se cuela por cada rendija de Piel. Porque me estremeces. Porque no puedo evitarlo. Porque tampoco quiero evitarlo.

73. Por esos Susurros Atrevidos que destilan perversiones morbosas. Porque me atrapas.

74. Por dejarme atrapar. Porque, incluso cuando no me dejo, también me atrapas.

75. Por esa Sinceridad que habla con gestos. Por los gestos que forman Palabras.

76. Por las Huellas que dejas cuando necesito perderme. Porque así no me pierdo de regreso.

77. Por las veces que me he sentado en el suelo para coger impulso. Por sentarte detrás de mí para que apoyara mi Peso en tu Pecho.

78. Por ser paciente.

79.  Por las veces que te has sentado en el suelo para coger impulso. Por sentarme frente a ti para regalarte una Sonrisa Mágica.

80. Por ser una impaciente.

81. Por aquella Historia de Terror que me contaste en el Parque. Por el susto que me diste. Por el chillido de pánico que te perforó lo oídos.

82. Por la Dulces Venganzas nada más cruzar el umbral de la puerta.

83. Por nuestra moneda de “Valar Morghulis”. Porque soy Stark. Y Tú tienes complejo de Sin Rostro.

84. Por el Destino Sin Destino.

85. Por estar. Porque, incluso, cuando no estás, estás.

86. Por seguir estando. Porque, incluso, cuando no estoy, estás.

87. Por volver a estar. Porque, incluso cuando no estás, estoy.

88. Por perder este Suspiro, mientras suspiraba por ti.

89. Por cazar el Suspiro 88. Porque es el Doble de Infinito. Por ser el Suspiro 89.

90. Por ese Día en el que te cruzaste en mi Camino. Porque casi me atropellas con la moto.

91. Por ese chillido de pánico. Porque también te asustaste.

92.  Por ese primer Temblor que nos conectó. Por todos los Temblores que vendrían después.

93. Por ese Final que siempre me supo a Principio.

94. Por ese Principio que no quiero que tenga Final.

95. Por contarme el peor Chiste del Mundo Mundial utilizando mi Nombre.

96. Por esa colleja monosa que te arreé.

97. Por ser mi Muso De Suspiros.

98. Por vivir sin ti. Porque puedo vivir sin ti. Porque no quiero hacerlo.

99. Por todos tus Suspiros.

100. Por Cien Suspiros más. 


viernes, 10 de julio de 2015

El Club De La Lucha II

Las botas militares se clavaron en el suelo con firmeza, extendiendo una ferocidad innata a través de las arrugas del pantalón de camuflaje. Enfundado en una camiseta negra, con la figura de Vegeta plasmada en todo su centro, Set se puso de pie. Rapado, con una serpiente de tinta bajando a través de su nuca y la seguridad absoluta de que odiaba hablar en público, se aclaró la voz:


“¡Putadón! ¡Y de los grandes! Yo sí soy un Tipo Oscuro. De los Fríos. Con una Historia Trágica. De hecho, se podría escribir todo un dramón con mi Infancia: Mi Padre se drogaba delante de mis narices y mi Madre se lo permitía. Pero nunca hablaba sobre ello. Para mí, mis Progenitores no eran más que eso. Progenitores. Y, por supuesto, a efectos emocionales, estaban muertos. Soy un Solitario. Nunca he comprendido por qué debo rodearme de gente que no me aporta nada, por lo que mi grupo de Amigos es tan reducido, que, con los dedos de una mano, tendría suficiente para contarlos. Y sí. Ali y Letus son mi Índice y mi Anular.

Era, soy y seré todo un Frikazo. Me paseaba por la Facultad de Informática con mi portátil al hombro, bien resguardado en una mochila de las Tortugas Ninjas. Mientras, en casa, me esperaba todo un Señor Pc con una torre que emulaba la Estrella De La Muerte. ¡Joder! ¡¿Cuántas partidas al WoW?! ¡Horda Forever!

Nunca fui un Idealista. Nunca vi que el Mundo pudiera ir a mejor. ¡Joder! ¡Solo tenía que poner las noticias en la tele para pudrirme con la depravación del Ser Humano! Pero sí era un Rebelde. Y con causa.

A los 16 años me fui de mi fantástico hogar. A nadie le importo. Y a mí tampoco. ¡Puuuuag! ¡El Mundo era mío! Lo peor y lo mejor es que lo era de verdad. El Mundo era mío. Todo mío. Y del Señor Tomás, un indigente que tuvo la amabilidad de compartir un bocadillo de chorizo conmigo. Nunca he sido un Idealista. Nunca lo seré. Pero aquel bocadillo me enseñó que, el Mundo, también tenía personas amables. ¡Joder! ¡Solo por ese puñetero bocadillo, merece la pena contaros mi Vida!

Me gustaba. Me gustaba deambular por las calles, disfrutar del amanecer y… ¡Vale! ¡Joder! ¡Los Inviernos eran una gran putada! Pero el Señor Tomás era un tío muy listo y siempre encontraba un buen cobijo para las dos. ¡El Diablo le tenga en su Gloria! Se comportó como un verdadero Padre y, cuando falleció, me dejó en herencia todos sus ahorros. Y, os aseguro, que eran un gran pellizco. Nunca entendí sus motivos para vivir entre aceras, supongo que, cuando sentí un verdadero interés, no se lo pude preguntar porque apenas podía hablar. Lo que sí recuerdo de nuestra estancia en el Hospital, fue su mejor consejo: “Set… Tienes Alma de Nómada, pero ser un Nómada no es sinónimo de ser un cazurro…”

Así que… ¡Me saqué Bachillerato! ¡Aprobé Selectividad! ¡Y con 28 ya tenía la carrera aprobada! ¡Y con Matrícula de Honor!

¿Dónde está esa Mujer que me rompió el Corazón? ¿Verdad?

¿Dónde encaja su pieza en este puzle?

En la Biblioteca. Durante el último curso. Yo no levantaba la vista de la pantalla de mi portátil y Ella no me quitaba ojo. Yo no levantaba la vista del móvil y Ella estudiaba mi anatomía. Lo más jodido de ser un puto Solitario es que tus habilidades sociales son nulas. Ella me miraba. Yo la ignoraba. Pero no porque no me hubiera tropezado tropecientas veces contra su hombro, sino más bien, porque yo suponía que era invisible. Y más para una Chica Preciosa. Porque era Preciosa. Una Elfa. La más hermosa de todas.

Elfa. Esa fue la pieza. Ser una Elfa, jugando al World Of Warcraf. Allí la conocí, aunque Ella ya me hubiera echado el ojo muchas semanas antes entre las mesas de la Biblio.

Y tonteamos. Buenos… Nuestros Personajes tontearon. Y, un día, lejos del Mundo Azeroth, se atrevió a decirme quién era en realidad. Y hablamos. Y hablamos. Y bla, bla, bla… Y se metió en mi cama. Y, tras averiguar que compartía mi gusto por el piragüismo y el paracaidismo, también se metió en mi Corazón. ¡Puta mierda! ¡Joder! ¡Se metió bien! ¡Pero bien!

Fue como un puto taladro de acero que, sin la más mínima consideración, perforó mis costillas hasta hacer un hueco, lo suficientemente grande, como para introducir su bilis amargas. Y, después, escupirme. 

¡Oh! ¡Amor! ¡Cómo un bobo enamorado! Un bobo que no dejaba de preguntarse cómo leches podía doler tanto el Amor, cómo cojones se podía sufrir tanto… ¿Cómo? Si, en todas las películas románticas que consumíamos los sábados por la noche, parecía el más dulce de los placeres. Y yo… ¡Jodido! ¡Jodido y enamorado! ¡Hasta atrás! ¡Jodido y vistiendo de corbata por verla sonreír! ¡Jodido! ¡Y punto!

¿Habéis visto “The Simpsons”? ¿Ese fatídico instante grabado en video, en el que Lisa le rompe el Corazón a Ralph? ¡Odio ese momento! Porque tengo una foto similar. Del momento en el que Ella lo agarró con sus putas zarpas y lo estrujó hasta convertirlo en ceniza. Una foto. Del día de mi Boda. Porque sí. ¡Joder! ¡Estaba tan enamorado que, cuando me pidió matrimonio, le dije un Sí tan rotundo, que la Tierra tembló de Emoción! Pero no hubo Boda. Bueno sí. Yo fui. Ella no. Solo llegó un Mensajero. Con una carta: “Dile a tu Hermano que ya sabe lo que se sufre cuando a una la dejan plantada en el Altar. Lo siento. Pero esta era la única manera de vengarme de ese maldito bastardo. No tengo nada contra ti. Eres un Hombre Maravilloso. Pero no Te Quiero. Nunca podría quererte. Me recuerdas demasiado a Él.”

¿Peeero que cojones? ¿Verdad? ¡¡Qué putos cojones!! ¡¡Joder!! ¿Qué leches me estás contando?
No puedo reproduciros la cantidad de mierda que solté por la boca aquel día. Una versión apta para todos los Públicos sería algo así.

¡Cojones! ¡Putos cojones!

Me encerré de nuevo en mí mismo. Todo fue una puta y gran mentira. Nunca le gustó el WoW. Y le daba miedo el piragüismo y el paracaidismo, pero le echó un par de huevos, ¡y de los grandes!, porque me acompañó en todas las excursiones. Su Venganza era un buen motivo para perder el pánico. 

¡Cojones! ¿Verdad?

Lo más gracioso es que mi Hermano y yo no nos hablamos. Pero es que tampoco nos hablábamos entonces. El día que me marché de casa, mientras yo cruzaba el umbral, él me cruzó la cara de un bofetón.

Lo más gracioso aún, es que mi Hermano vivía al otro lado del charco, al parecer, tras estafar al Papuchi de mi Preciosa Prometida, huyó a saber dónde y se fundió lo robado en un yate de lujo. Así que… “Misma sangre, misma calaña”, debió pensar Ella.

Y sí. De nuevo me encerré en mí mismo. Supongo que nunca dejé de ser aquel Tipejo Oscuro, de Frío Misterio, solo que le añadí el Inalcanzable como Protección. Y de nuevo rugió la Rebeldía en mi estómago. ¡Joder! ¡Que si rugió! ¡Rugió tanto que me convertí en un Predator! ¡Pero un Predator Informático!

Ideé un Virus de la hostia… ¡Perdón! ¡De la leche! No querías Venganza, Bonita… ¡Pues yo me pedía ser el nuevo Cabrón! ¡Perdón otra vez! 

Ideé un Virus genial. Un Virus que se saltó todas las Barreras de Seguridad de la Empresa de su Papaíto. Todas. Absolutamente todas. Y se empezaron a filtrar a los Periódicos todos y cada uno de los movimientos bancarios, cobros en negro y demás negocios sucios que se habían traído entre manos.

Tenía el Corazón Muerto. Muy Muerto. Pero, al menos, un Pez Grande había caído. Y, de paso, también se había llevado a su siniestra prole con él.

¿Qué si me siento orgulloso? ¡Pues sí! ¿Venganza? ¿Justicia? Esa elección os la dejo a vosotros…

Tres días después de aquello, recibí un e-mail encriptado. Con un video. Y una rubia con rostro de Ángel mirándome desde el otro lado: “Veo que eres bueno. Muy muy bueno. ¿Sabes? ¿Y si te ofreciera un trabajo de Robin Hood Informático? Odio la palabra Hacker. Esa es la pura verdad. ¿Eh? ¿Qué me dirías? Mi nombre es Selene. Tampoco me gusta la palabra zorra. Nunca la uso de manera despectiva. No puedo decirte que esa tía fue una auténtica zorra. Pero puedo decirte que fue una auténtica petarda. Duele. Sé que te duele. Déjame ayudarte. El Dolor se convierte en Rabia y, de la Rabia, debemos sacar algo bueno, porque lo mejor siempre vendrá después. Necesitamos a gente como tú en nuestro Club. ¿Eh? Espero tu respuesta. Esta noche. En el Parque que hay detrás de la Estación de Tren.”

Y… ¡Aquí estoy! Desde hace tres puñeteros años. Conocí a Ali uno después de ingresar en “El Club de la Lucha”. Y me gustó la potente Energía que desprendía.

Nunca fui un Idealista. Me follaron el Corazón y lo dejaron tirado en una cuneta. Nunca cuento mi Historia. Excepto en estas Reuniones. Siempre seré un Tipo Oscuro. Pero nunca volví a ser Frío. Ni Inalcanzable. La Diosa de la Luna me alcanzó y, hoy, os puedo decir que vamos a ser Papás. ¡Vamos a tener Gemelos!

Siempre seré un Rebelde. Fui un Cabrón una vez. Para el resto, siempre seré Set.”



PD: No me parece tan mala idea darle vida a los Miembros de "El Club De La Lucha", así que... Para leer la primera parte pincha en El Club De La Lucha I

jueves, 9 de julio de 2015

El Club De La Lucha

"Veréis… Siempre fui una chica tímida, de esas que se creían que el Amor podía con todo. Sí. Con todo. Soñadora, alegre y divertida. Y… ¡Miradme! ¡Tampoco estoy nada mal! Pero, permití que me golpeasen el Alma. Me enamoré de un Tipo Oscuro, de esos que arrastran Historias Trágicas que te hacen temblar, que se te cuelan por las rendijas más escondidas de tu intimidad y con las que lloras a solas, como si así pudieras revertir todo el daño que la Vida le causó. Era como una puta droga. Él era como una puta droga. Que te engancha hasta el tuétano. Que sabe cómo engancharte. Que te insta a marcharte, pero que no permite que te vayas. Me volví adicta a las Emociones que me provocaba, a esos subidones de Adrenalina que causaban las discusiones y las dulces palabras que venían después.

Soy inteligente. Pero, por desgracia, mi único fallo fue tener Corazón. Sí. Corazón. Porque cuando una tiene Corazón y se cuelga hasta la trancas de un Tipejo así, debería saber que va a sufrir sí o sí. Porque cada Suspiro le pertenece, cada Pensamiento se vuelve suyo, queramos o no, se cuela como un gusano dentro de Nosotras y, por más resistencia impuesta, pone sus huevos venenosos en nuestro interior. Una vez inoculado el Veneno poco se puede hacer. Porque los Hombres que juegan a ser Frío Misterio Inalcanzable, dejan moratones en las Ilusiones y descuartizan Sueños sin más. Porque los Hombres así conocen nuestros puntos débiles incluso antes de que sepamos cuáles son. Porque saben cómo jugar. Y porque juegan a ello.

¿Qué queréis que os diga?

Él hizo un buen trabajo. ¡No puedo negarlo! Me convirtió en estratega. Me enseñó a usar sus armas con cautela, pero con precisión, a saber hacia dónde tenía que dirigir mi aguijón. Hizo aflorar mi peor lado. Y, desde entonces, en algunas ocasiones, se ha convertido en el mejor. Porque me volvió prevenida. Y desconfiada. Me cubrió de Frío. Pero también me regaló sabiduría. Ahora soy más sabia. De esa sabiduría que nace del Dolor y de la Experiencia.

Veréis… Cuando el Tiempo pasa, cuando estás aquí y cuentas lo que te ha sucedido, te sientes estúpida. Tonta. Muy tonta. ¿Cómo demonios pude sentir Amor? Pero… ¡Un momento! ¿Fue Amor? ¿Lo que sentí fue Amor? Pues… ¿Qué queréis que os diga? En su momento, os habría jurado y perjurado que lo que sentí fue el Amor más puro del Mundo… Ahora, quiero creer que no lo fue, que no pudo serlo. Porque… ¿Cómo se puede amar a alguien que te hizo sentir que estabas Loca? ¡Qué tú eras la Loca! ¿Cómo se puede amar a alguien que alimentaba Sueños y, después, los destruía?

Porque nunca hubo besos. Ni caricias. Porque nunca hubo Nada. Porque tenía el don de la Palabra y, con la Palabra, parecía decir tantas cosas, que es como si el mismo Jesús se hubiera hecho de nuevo carne y con su mítica frase de “Una Palabra tuya, bastará para sanarme…”, pudiese hacer arder el Cielo y volver de Hielo el más ardiente de los Infiernos. Y yo, cada vez más colgada por lo que parecía ser, por lo que creía que era, caía rendida ante sus encantos y, lo peor, es que también me moría hasta por los que no resultaban tan encantadores.

¿Qué más puedo deciros?

¡Qué vuelvo a sentirme idiota! ¿Por qué os hablo de Él? Porque, bueno… En fin… Tenemos nuevos miembros en “El Club de la Lucha” y es necesario que sepáis quién soy… Los motivos que me llevaron a unirme a este singular Comando de Guerra. Porque dejé de sentirme tonta la primera vez que escuché a Set hablar de la Mujer que le había hecho trizas el Corazón, de forma premeditada… Porque nadie está a salvo del Amor, porque todos caemos en sus garras, seamos o no correspondidos, elegimos a quién Amar y, por lo tanto, elegimos a quienes permitimos lastimarnos. Pero que, en ocasiones, ambas caras del Amor sean inseparables, no significa que todo esté permitido.

Porque, en mi caso y en el de Set, el Amor fue lo que provocó el cambio. Pero en el de Letus, fue su confianza indestructible en la ONG para la que trabaja, la misma que invirtió el dinero, que se suponía que iba a ser para un Hospital, en una mansión de lujo para uno de sus directivos."




Con la cabeza bien alta, erguida en toda su estatura, con una linda sonrisa iluminando su rostro, Ali se sentó de nuevo en el butacón. Dulce como el algodón de azúcar, cruzó su pierna derecha sobre la izquierda en una pose orgullosa, acomodándose en el respaldo de manera chulesca. Llevaba dos años perteneciendo a “El Club de la Lucha”, un comando de élite formado por Rebeldes e Idealistas que, a pesar de seguir conservando sus antiguas costumbres soñadoras, se habían visto forzados a caminar por la Tierra. Seguían convencidos de que un Mundo Mejor era posible, pero, mientras lo iban construyendo poco a poco, era necesario invertir las Reglas del Juego. Mimetizarse entre aquellos que hacían todo lo posible por destruirlo, participar en la partida y conocer sus costumbres. Convertir al Enemigo en Amigo, aprender de sus fallos, mejorarlos y utilizarlos contra ellos. Y, lo más importante, no perder el Alma en el camino. Ni el Corazón.

El Círculo se ampliaba, los Nuevos Miembros habían escuchado atentos a su General. Tras su Voz, llegaba el turno de los Hombres y Mujeres allí sentados. Era el momento de escuchar sus Historias. Y de cambiar el Mundo. 



PD: He escrito este Relato tras leer a Anita y su Cien Suspiros y Un Murmullo ;) 

¡WIIIIIIIIIIII!

Un diminuto y extraño Ser de Luz se coló por el oído derecho de un pequeño niño. Atravesó el canal auditivo, escaló entre los huesos de su rostro y, al llegar al Cerebro, se clavó como una garrapata entre las neuronas. Hinchó los mofletes y explotó como un Fuego Artificial Fluorescente.
La cabeza del crio se iluminó en la Oscuridad de la Noche, como un Faro Incandescente, irradiando un Arco-Iris en todas las direcciones.

- ¡Wiiiiiiiiiiiiii!

Con una gran sonrisa, la Luciérnaga se despertó. Ya tenía algo interesante que probar aquella madrugada. 


martes, 7 de julio de 2015

Mecánica Orgánica II

Pi
Un ojito de felino se movió curioso hacia la izquierda, atento al extraño zapato de tacón que una Dama no dejaba de agitar en el aire, bajo la gran cúpula construida por un miriñaque que daba forma a su vestido de gala. Soltó un “Pruuuuur” que rebotó contra la delicada tela, tratando de escapar del peligroso armazón rígido, mientras daba pequeños saltitos de rana, emitiendo un suave “Pit-Pit”, que recordaba a un intermitente borracho. El Pequeño agitó sus largos bracitos de alambre, como si quisiera agarrarse a las ballenas del incómodo armatoste y trepar hasta encontrar un hueco por el que salir al exterior. Se había perdido entre la multitud de piernas, persiguiendo una pelusa traviesa y, en aquel instante, quería volver a la alcoba de su Dueña. 

El recibidor del Palacete sudaba perversión por cada poro de la inmaculada pared, sin apenas decoración, el único lujo impúdico que se podía apreciar, era la gran lámpara de araña acristalada que colgaba del techo, lágrimas negras que descendían cómo gotas de rocío teñidas de sombras. La Raíz del Mal de la más cruel de las corrupciones se hallaba en la Nobleza y la Burguesía más influyente de la Ciudad que, al compás de la melodía clásica que tocaba la orquesta desde una de las extremidades de la escalera dividida en dos, hacía tintinear sus copas con elegancia. Las risas se prologaban durante minutos, acompañadas por el más afrodisiaco de los champanes, un líquido rosáceo que burbujeaba lascivo en sus exquisitos paladares. Al mismo tiempo que las carcajadas se extendían por los pasillos de la depravación inmoral que se respiraba en aquel fabuloso hogar, los flirteos poco inocentes y los juegos de manos hacían las delicias de las más ancianas, al sentirse el centro de atención de los más jóvenes que, buscaban con o sin mucho éxito, una benefactora que pudiera costear sus lujosos gustos. 

- La Subasta va a comenzar… - La voz regia del Mayordomo se abrió paso entre los Miembros de aquel Selecto Club. Miembros que respondieron a la llamada con una Sonrisa Macabra, ávidos de las Excentricidades por las que estaban dispuestos a pagar grandes sumas de dinero. – Madame Moreau les espera en el Salón.

El “Pit-Pit” se intensificó de manera alarmante, volviéndose más acelerado, a medida que la desesperación se adueñaba del Robotito. Arrastrado por el vuelo de la maravillosa falda añil, el Pequeño emitió un “Pruuuuuuuuur” asustado, cuando la Dama, al girar por un recodo de la galería acristalada que llevaba al Salón, se vio disparado contra una pata metálica. Mareado, movió su bigotito alargado, tratando de recuperar el equilibrio. Sin embargo, al alzar su iris gatuno, se encontró con una mole de grasa que lo avistaba desde arriba. Como una gran masa gelatinosa, la barriga del Duque de Beaufort se agitó peligrosamente, a punto de derrumbarse sobre su cabecita redondeada. Aterrorizado ante la posible avalancha de carne, el Robotito se sintió nuevamente encerrado, entre las otras tres piernas mecánicas, que, siguiendo el ritmo de los engranajes de las rodillas, parecían querer atraparle y despedazarle sin el beneplácito del Noble. 


Duque de Beaufort
La imagen se desvaneció con lentitud cuando Pi cerró su párpado cobrizo, cientos de rostros que se fueron difuminando, ansiosos y sádicos, sin remordimientos. Adictos a las Emociones Fuertes, al Placer otorgado por el Poder y a la seguridad absoluta de que, a pesar de quebrantar todas las Leyes, eran intocables. Muy suavemente, las expresiones fueron mutando, poco a poco, hasta transformarse en un Reflejo inocente, de delicados rasgos y un cutis perfecto. Sin arrugas que confesasen la verdadera edad de la Mujer que contemplaba cómo, a sus sesenta años, el Espejo aún se creía sus Mentiras.

En una tenue caricia, el cristal emitió un quejido metálico, al sentir la frialdad de una piel que no experimentaba nada, salvo la corriente eléctrica que recorría sus venas de cables e impulsos cerebrales. El índice se estiró con normalidad, rozando el pómulo que se dibujaba sobre la superficie, dedicándole mimos, atenciones que, sobre su propia mejilla, producirían la misma sensación que sobre el espejo: Un Invierno Perpetuo al que fingía estar acostumbrada.

Su brazo biónico, recubierto de una capa protectora gris brillante, mostraba sin pudor los motivos por los que había perdido el de carne y hueso. Brutalmente mutilados, sus músculos y tendones habían sido el alimento de una granada hambrienta que, durante la Última Guerra, había querido destripar al resto de sus compañeros de trinchera. Una heroicidad que usó inteligentemente en su beneficio, acostumbrada a no derramar lágrimas innecesarias y a ser demasiado práctica desde que era renacuaja, había sabido convertir su Defecto en una Virtud. Y su Virtud en todo un Negocio.

La gran puerta de madera lacada en blanco, emitió un ligero crujido, un leve chirrido muy suave, prácticamente inaudible. El pequeño resquicio que la separaba de su marco, se amplió muy débilmente, seguido de un “Pit-Pit” protestón que obligó a Madame Moreau a girarse armoniosamente.

- ¡Pi! ¡Estás hecho un gamberrete! – Una carcajada divertida, acompañó cada uno de sus movimientos, mientras se agachaba y posaba la mano sobre la alfombra, permitiendo que el Pequeño se acomodase sobre su palma. Ligera, como un Ángel celestial, se levantó y acarició con mimo la cabecita de su mascota, con un encanto propio de Hada de Cuento. - ¿Cuántas veces te he dicho que no puedes salir de excursión cuando tenemos invitados? Esta Noche va a ser muy especial, ¿lo sabías?

"Si el Semblante de la Virtud pudiera verse...
Enamoraría a todos."
Madame Moreau




Para leer "Mecánica Orgánica I" pincha Aquí

lunes, 6 de julio de 2015

Lunes

Lunes. 
Por fin. 
Por fin es Lunes. 
Deseaba que fuese Lunes, que el Domingo diese la vuelta entera al Reloj y la Hora de las Brujas marcase un nuevo Día. 
Porque ha sido una semana muy caca. Caca. 
Me he esforzado por buscar las Rosas entre tantas Espinas y, la verdad, es que me he pinchado más de lo debido, pero las Rosas que he encontrado era realmente Maravillosas. Sin embargo, me he pinchado. Y mucho.

Infinidad de veces me he sentado delante del Pc, he abierto blogger, pulsado "Entrada Nueva" y me he puesto a vomitar Pensamientos, Reflexiones, Emociones, Sentimientos... Y, la misma infinidad de veces, he cancelado la Entrado, cerrado blogger y apagado el Pc. Después... Después, me he preguntado: ¿A quién le importa lo que escribo?

No es que haya llegado a esta cuestión sin querer, pues lo cierto es que la misma Persona que me llamó Cabezota (y con razón), Bruta y Moderna, me preguntó que por qué escribía sobre mí. Sobre mí. Y a mí me daba la sensación que, tras ese interrogante, le seguía eso de "si a nadie le debe de importar..." 
Pero la respuesta es sencilla. Demasiado. 
¿Por qué escribo sobre mí?
Sobre mí. 
Escribo sobre mí porque un día me harté de tanta Hipocresía, de tanta falsedad circulando por nuestra sociedad (Y esta vez sí que lo digo de forma generalizada). Porque me cansé de las estúpidas creencias de que es más Fuerte aquel que no habla sobre lo que siente y se guarda todo dentro, y le estruja el Corazón, hasta pudrírselo y convertirlo en un puñetero muñón insensible (Y lo dice una que se fabricó una armadura tan pesada que ha tenido que aprender a utilizarla solo en casos muy extremos, como los de la Semana Pasada). Porque, desde la Humildad más grande y utilizándolo la Escritura de cura, de desahogo, quizás pudiese aportar mi granito de arena a aquellas Personitas que, en ocasiones, no pueden ver Luz, como me pasó a mí y leía y leía para ir juntando mis diminutas Estrellitas de Purpurina. 

Y hoy escribo con más Corazón. Sí. Más Corazón. Porque aquí está. Despierto. Fuera del Letargo. Y no le importa que le vea sus Cicatrices cosidas con Hilo Mágico, ni las Tiritas Infantiles que recubren las últimas magulladuras. Ha tirado la muleta por mi Estómago y ha mantenido una charla con las Mariposas. "¡Volad!", parece que les ha dicho, "¡Volad! Aunque no tengáis motivos en sí... ¡Haced Cosquillas en el Pulmón Izquierdo! ¡En la Piel del Alma!" Porque hoy lo siento aquí. Dentro de mi Pecho. Gritando "¡Vuelvoooooo! Aunque aún sienta los zarpazos que recibió el Cerebro mientras hacía las veces de mí, mientras fabricaba Sentimientos con Neuronas y dotaba a la Razón de Emociones... ¡Vuelvo! ¡Y me da igual si siento Miedo! ¡Y me da igual reconocerlo! Porque no finjo. Porque soy un bruto. Porque estoy Loco. ¡Loco! ¡Y no me importa reconocer que siento! ¡Siento! ¡Y padezco! Y sí. Hoy es Lunes. Y hoy estoy triste. Y siento las espinas, pero también espero la Rosa."


"¿Cómo remendar un Corazón?
Un único hilo para componer un Corazón desgarrado es el Hilo del
Rocío del Aba, que no uno por Fuerza sino porque se tienen
ganas, que hace cosquillas en cada puntada.
Hágase con un dedal de porcelana y una aguja fina
como un Cabello de Hada. Cierre los Ojos y
cosa Sin Mirada, deje que conduzcan
sus Manos, las Corazonadas"

Y hoy escribo, Escribo porque tengo que hacer algo, debo hacer algo que deseaba hacer hace unas semanas y que no hice porque no tenía ánimos. Ni ganas. Ni Nada de Nada. Porque iba a remolque de mí misma, tratando de encajar los últimos cambios de mi Vida. Que sí, que me están costando. Porque todo ha cambiado tanto... Porque veo tantas miradas perdidas últimamente, que no dejo de pensar en que me importa demasiado sentir, mi Humanidad, mis principios... Que veo tanto Amor (en su más amplio significado) desde que tengo que ir a un sitio que pensé que no pisaría hasta dentro de muuuucho tiempo... Que una Personita a la que quiero muchísimooooo (y, por desgracia, también odio otro tanto) lo está pasando putas y me duele, porque no sé como ayudarla, salvo estando ahí, sin estar, pero estando... Porque así soy, una Montaña Rusa. Y no me importa. 

Así que escribo para darle las GRACIAS a María Campra Peláez (¡Mamá Escritora!) por su nominación a los Premios Best Blog ;)
Prometí coger el testigo y nominar. Pero, siendo sincera, no estoy yo muy allá para nominar... Porque os nominaría a todos. A todos. 
Nominaría a Edgar, a Ana Lía, a Ricardo, a Clarita, Santiago, Jordi, Julia... ¡A todos vosotros! Os nominaría y... ¡Qué lechugas! ¡Voy a hacerlo! Bicos Potatos #SeSabe



Ya sé que muchos ya tenéis el Premio. Y no me importa. Porque quiero que lo volváis a tener. 


Se supone que debo responder a Once Preguntas:

¿De qué hablas en tu Blog?

Hablo de todo los que se me pasa por la Mente, por el Corazón (ese que se escondía), hablo... Bueno... Escribo todo lo que quiero. Como quiero. Y, a veces, me digo "Eres una bocas, Campanilla", porque soy una Bocas, pero no me puedo callar, ni aunque me aten los dedos con cuerda de tender la ropa. Escribo. Escribo Historias que nunca fueron, Historias que, quizás, algún día sean, Historias que no serán nunca... Escribo Historia que tienen parte de mí (y mucha), escribo para auto-retarme, para Imaginar. Escribo para Soñar. Y, de esa manera, vivo. 

¿Qué te hizo crear tu Blog?

Bueno... Esa es una buena pregunta. Demasiado. Y necesitaría una explicación que, hoy, precisamente hoy, no tengo muchas ganas de dar. Sea lo que sea, cree mi Blog para demostrarme a mí misma que podía llegar tan lejos como quisiese. Y, lo cierto, es que estoy llegando lejos, venciendo tanto miedos y superándome a mí misma, que no sé si cree un Blog o me inventé una Cura ;)

¿Cuáles son los tres adjetivos con los que te defines?

Terca, Soñadora y... Y lo voy a dejar en dos, 

¿Cuál es el objeto más raro de tu habitación?

Puuuues... ¡Todo es raro! ¡Todo! xDD 

¿Cuál fue el último libro que leíste?

"Scott es un joven sin trabajo que cree haber fracasado en todo. Con la autoestima por lo suelos, siente que su vida es un desierto sin final.
Todo cambia cuando se ve forzado a cuidar al viejo Horace, un anciano enigmático y huraño. Para asombro de Scott, Horace le pedirá que juegen a la Oca..."

Y ahí lo dejo. "Los Secretos del Viejo Horace" me enseño a encontrar las Rosas y las Espinas de cada día. Es de Cliff Seymur. Y aseguro que es maravillosamente maravilloso.

¿Cuál es tu refrán o frase favorita?

Para que el Mal se extienda, es suficiente con que los Hombres Buenos no hagan nada... 

¿Qué canción elegirías para ponerle Banda Sonora a tu Vida?

Difícil elegir una... Solo una. Pero si la eligiese hoy, sería... 




Para el resto de Días... Siempre será está:




¿Cuál es tu postre favorito?

¡Tarta de Galletas! #SeSabe

¿Un Sueño por cumplir?

¡Ufff! ¡Top Secret! ¡Chitón! ¡Secreto Secretoso! #TambiénSeSabe

¿Tus aficiones? 

Demasiadas... Leer. Escribir. Pasear con Samete. Hacer trastadas. Viajar, viajar, viajar... Invadir castillos y fortalezas. Chapotear en el río. Cantar aunque lo haga fatal. Mirar Nubes. Fotografiar Nubes, Puestas de Sol y todo lo que me llame la atención... ¡Hacer el gamberro! ;P

Bueno... Y hasta aquí...

Hay que conceder el Premio a 11 Blogueros, pero yo, sintiéndolo mucho me quedo con los ya citados. 

Pero esto no acaba. Nop.

También quiero darles las GRACIAS a Irene G (La Quimera) por nominarme al Premio FT y a Jorge Hernandez (El Rincón Más Oscuro) por el Dardos. 

Y como todo Premio también tienen sus normas:

1. Incluir en la Entrada la Imagen del Premio.




2. Mencionar y enlazar con la persona y el blog que te ha otorgado el premio. 
3. Nominar y enlazar nuevos blogs que merezcan ese mismo reconocimiento.

Así que, no solo voy a añadir dos Geniales a mi nominación de los Best Blogs, sino que, además, les voy a otorgar los Premios FT y Dardos bicos Pepinillos en Salsa de Frambuesa en vinagre... Aunque también puede ser porque estoy muy sentimental y me guio por mi instinto frambuesil...



Porque yo tengo un "¡Wiiiiiiiii!" ;)