sábado, 28 de febrero de 2015

Memorias De Un Saco De Boxeo

La Oscuridad reinaba la madrugada que me coló en el gimnasio, forrado de Negro para mimetizarme con las Sombras. Me sentí poderoso y peligroso, excitado y caótico. Un poco mareado también, quizás… Quizás fuese que tenía el estómago vacío y un ligero cosquilleo en los dedos, embadurnados con una sustancia cálida y ferrosa. Aunque… ¡No importaba! Al menos, el Dolor hacía un buen rato que había desaparecido. Además, sentía alivio, mucho alivio. ¿Desesperación? Ñe… No. No había desesperación en mi  interior. Puede que un poco de temor… Sí. Quizás estaba algo asustado… Al fin y al cabo uno no desaparece todos los Días de su Vida.

Era raro. Muy extraño. Recuerdo poco de aquella noche. Muy poco. Ser un bulto. ¡Sí! ¡Tenía la sensación de ser un bulto! ¡Un bulto flotando de manera destartalada en el viento! Hasta… ¡Hasta que sonó un “Plooof” seco! Y, entonces, me dolió un poco la cabeza. Aunque… ¿Era posible que me doliese algo a esas alturas? Tal vez fuese como ese Síndrome del Miembro Amputado, esa sensación de que sigues sintiendo una parta de tu cuerpo después de haberla perdido… Pero… ¡Un momento! ¡Si ni siquiera estaba seguro de haber perdido mi cabeza! ¿O sí? ¡Maldita sea! ¡Ahí estaba otra vez el desconcierto!

Debí dejarme el desodorante olvidado en la bolsa de aseo… ¡El hedor era nauseabundo! ¡En serio! Siempre había cuidado de mi higiene personal al máximo, de hecho, tenía cierto punto de “metro-sexual”… ¡Aunque solo fuesen un par de centímetros! ¡Leches! ¿Por qué me había vuelto tan descuidado? ¡Era insoportable! Y cada semana… ¡Cada semana era peor! Aquel rinconcito que se había convertido en mi refugio hedía como un pedete de Demonio tras haber ingerido una buena fabada… ¡Asqueroso! ¡Una ducha! ¡Daría todo lo que ya no tenía  por una ducha! ¿Cómo he estado viviendo en este estado lamentable de descomposición? ¡En serio! ¿Cómo nadie se daba cuenta?

¡Ay! ¡Ay! ¡Y las risas! ¡Y los gritos! ¡Y los golpes! Todos a la vez, de uno en uno. ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Nunca nadie me había pegado con tanta saña! ¡Y rabia! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! De vez en cuando, escuchaba un “¡Cabrón!” salir de una voz femenina, que perdía toda su dulzura cuando me atizaba con el guante, “¡Cabrón!” repetía herida, buscando la forma de aniquilar los recuerdos de aquel Macho Cabrío al que no debía tener en alta estima. Pobre… Pensaba yo, pobre animalito… Si te llega a pillar… ¡Te quedas sin hombría! Y, en el mejor de los casos, ¡solo sin hígado!

En ocasiones les respondía, dejaba escapar un “¡Joder! ¡Qué estoy aquí! ¿Vale? ¡Ya sé que huelo mal! Pero no hace falta que lo pregonéis!”, pero nunca importaba. Una y otra vez la misma frase. ¡Y nadie hacía nada! ¡Nunca!

Debo suponer que, con el tiempo, logré mimetizarme con el entorno, dejé flotar mi Espíritu… Y, cuando me enfurruñaba, cogía aire y volvía mi interior de acero, para joderles un poquitín, ¡para que pudiesen sentir lo que me dolía a mí!

Y un día… Bueno… Entre tanto bestia tratando de arreglar sus problemas con el Mundo a base de puñetazos, el saco de Boxeo se rompió y se me escapó una falange, la mandíbula, un fémur…  ¡Vamos! ¡Qué di con mis Huesos en el frío suelo! ¡Por fin!

Todos alucinaron. ¡Tantas risas! ¡Tantas y tantas bromas con que había un Muerto encerrado en el saco de Boxeo! Y al final… ¡Qué curioso! ¡Tenían razón! ¡Allí estaba yo! ¡Muerto! ¡Qué risa! ¿Verdad? Ya no se reían… Pero yo sí. ¿Qué queréis que os diga? ¡Me hizo gracia!

Ahora… Estoy en una caja forrada de verde gusanito… ¡Verde gusanito! Supongo que es porque en la otra Vida me dedicaba a disfrazarme con un traje enterizo, verde brillante, y me gustaba hacer la croqueta ladera abajo… ¿Qué? ¡Todo el mundo tiene sus rarezas! ¡Hasta un prestigioso abogado como yo! ¡Y ahí estuvo el error! ¡Nunca debí simpatizar con aquella psicópata y sus juegos! ¡Nunca debí enamorarme de una Chica a la que le gustaba ponerse un traje de látex negro! ¡Mi afligida novia! ¡Mi afligida novia pagando mi entierro! ¡Libre!

Ayer vino a visitarme al Cementerio… Dice que hay un nuevo saco de Boxeo en el gimnasio… Me pregunto si le gritará “¡Cabrón!”.



Dedicado a mis compis de Boxeo y al puñetero saco… ¡Qué huele que apesta!  xDD

viernes, 27 de febrero de 2015

A Veces...


A veces solo quiero ser una Niña que corre a esconderse en unos Brazos...
Después, recuerdo que no hay brazos.
Y que tampoco soy una niña...



jueves, 26 de febrero de 2015

Disección

Diez horas de letargo post-día caótico, extraño, de excesos mentales y castigos corporales en “Modo Intensivo de Boxeo”, me han encontrado esta mañana desperezándome entre los diminutos y fríos rayos de Sol que se colaban por el ventanal de mi cuarto.

Una sensación agridulce martilleaba contra las paredes de mi Corazón, extendiendo, al compás de cada latido, una red de espinas de un rojo bermellón muy intenso, para que, al clavarse en la carne hecha de Sueños e Ilusiones, pudiesen mimetizarse con el músculo y, así, pasar desapercibido a la mirada de los pequeños Caballeros que lo guardan y protegen.

No debería estar pensando. No debería estar escribiendo todo lo que me ronda por la Mente. Sin embargo, nunca he sido de hacer lo que se debe, sino lo que se siente. No debería estar pensando en ello y, al no querer pensarlo, lo pienso más de la cuenta, contradiciéndome a mí misma… Una y mil veces más, para no variar. Es una eterna lucha, una conversación épica entre Corazón y Razón que siempre llega a la misma conclusión y que, a pesar de ello, siempre se deja por el camino demasiados  secretos, dudas y palabras que, con o sin sentido, permanecen dormidas, como un Recuerdo más que no pretende ser Olvido, pues el Olvido no es más que un fantasma que regresa sin ser llamado, sin aviso previo, para hablarnos de un Tiempo que llegó a su Fin.

Conócete a ti mismo.

Puedo imaginar  el “Yo Mismo” como una especie de reunión de Seres de Leyendas, sentados alrededor de una mesa redonda, emulando al gran Rey Arturo y a sus Caballeros, solo que, en mi tabla circular no todos son amigos, no todos son lindos, no todos pretenden sacar lo mejor de mí… Pero, aunque resulte un sinsentido, todos quieren ayudarme, todos quieren que aprenda a conocerme, todos quieren tener su pequeño momento de gloria en la historia de mi Vida.

Hablan. Hablan mucho. Entre ellos, en grupitos, en Soledad… Se enfrentan, se pelean y se vencen durante unos segundos, minutos, horas, días… Pero no pueden ser asesinados, no se les puede matar, pero sí adormilar, tranquilizar y empequeñecer. Escuchan a sus contrincantes con atención, premeditación y alevosía, buscando sus puntos débiles, dispuestos a atacar cuando las Defensas del Alma estén en sus horas más bajas o, por el contrario, en sus momentos más pletóricos y rebosantes de energía, aprovechándose así de su Fuerza.

 No hay Mal, tampoco Bien. ¿O sí? No sabría decirlo, la verdad… Bien, Mal… Ambas palabras confluyen hasta hacerse una, pues las Emociones, los Sentimientos y los Pensamientos son como una Gran Montaña Rusa, de subidas y bajadas, de Mal y de Bien… 

Al Corazón siempre lo imagino como Mü de Aries, aunque yo sea Escorpio, con su Armadura de Oro, su mirada tranquila, pero solo en apariencia, pues es un Caos Peligroso, con Alas de Mariposa, Rebelde, Alocado… Tiene su punto infantil, su toque de Hada Mágica, que se entremezcla con la esencia de una Guerrera Feroz, Salvaje, Tenaz… El Corazón es Luchador. A veces, la Armadura se mella, los cortes son profundos, atraviesan la carne, dejan huella… Pero, después, los Hilos de Purpurina hacen su trabajo, con suavidad y mimo, y cosen, cosen, cosen… Hasta que solo hay cicatrices, donde antes había heridas.

La Mente es un Dragón. Terca, fiera, con unos extremos demasiado definidos en Blanco y Negro, pero, sin saber muy bien cómo, un Arco-Iris de Colores muy brillantes lo bordea, como protegiéndolo de sí mismo…  Tiene Memoria, un Almacén de Historias, de Recuerdos, de Conocimientos, Musas y Fantasías…  A veces, se siente sola. Muy sola. Incomprendida, le cuesta entender los Actos del Corazón, sin embargo, ha aprendido a asumir su papel, cuando su Amigo se quiebra, se rompe y el Dolor se mezcla con el torrente sanguíneo. Antes, se enfadaba. ¡Se enfadaba mucho! ¡Entraba en guerra contra el Caballero de la Armadura de Oro! Y la Batalla… ¡Ay! ¡La Batalla! ¡Ambos morían! Nunca había ganador, ni perdedor… Solo Muerte y Destrucción en el Alma… Pero sí, la Mente entendió que debía apoyar al Corazón, quizás esté Loco, pero Ella, también pierde la Razón… Unidos, con opinión distinta, pero unidos.

A veces escribo y se me va la pinza, pierdo los tornillos, me enredo yo sola…

A veces son estas veces…

¿Qué se le va a hacer?


miércoles, 25 de febrero de 2015

Lila, Pecas y Gominola

Un rastro de diminutas huellas infantiles, hormiguitas con forma de manita de un verde muy intenso, marcaban un caminito a través de la pared desconchada del callejón. Regueros esmeraldas se filtraban a través de los ladrillos, llorando, aunque nadie hubiese podido determinar si las lágrimas acrílicas eran de Tristeza o de Alegría.


Traviesa y curiosa, la Pequeña siguió su propio Camino de Baldosas Amarillas al ritmo de una dulce nana, una melodía que temía olvidar y que repetía como una oración en su Mente, para retener a su Mamá dentro de su Corazón. 

 ¡Mira! ¡Gominola! – Un susurro muy bajito se entremezcló con el viento, ocultando la voz de Pecas, haciéndola solo audible para el cervatillo que la seguía a todos lados. Las botitas de lona, una morada y otra azul cielo, se detuvieron al final del pasillo oscuro, mientras sus dedos, nerviosos y juguetones, arrugaban el tul fucsia de su tutú de bailarina. - ¡Una niña! ¡Es una niña! 

Gominola arrugó su naricilla, ladeando ligeramente la cabeza, atenta a las palabras de la Pequeña, como si  con aquel extraño Fin del Mundo, hubiese aprendido el Lenguaje de los Humanos. Graciosa, sacó la lengua y se relamió, pensativa, dispuesta a romper la Timidez Silenciosa que separaba a Pecas de la Niña que observaba la Ciudad subida en lo alto de un tobogán.

 -  ¡Wiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! – Una sonrisa sincera iluminó el rostro de Lila, una expresión de lo más divertida y risueña. Había visto a la Pequeña y al Cervatillo hacía días, deambulando por el centro comercial, pero tuvo Miedo de acercarse. Tanto Miedo como suponía que tenían aquella extraña pareja de aventureros. - ¡Me has encontrado!

Un estruendo rasgó el Cielo, miles de culebrillas eléctricas se entrelazaron unas con otras, haciendo explotar la quietud que el Sol de Primavera había traído consigo aquel Amanecer. Ya no había azul en el firmamento, el color se había desgarrado en rosas, violetas y aguamarinas, una Aurora Boreal tan hermosa, que parecía irreal, sacada de un Cuento de Fantasía o dibujada por un Artista Enloquecido. Y las Noches… Las Noches eran un espectáculo de pirotecnia, Estrellas que explotaban y se deshacían en lágrimas de arco-iris y fuego.

 -  ¡Corre! ¡Vamos! – Como una lagartija vivaracha, disfrazada de Monstruito, ocultando su cabecita rubia con una capucha de pelo naranja, ojos saltones y una par de cuernos forrados con brillantina, la Niña bajó del tobogán y echó a correr hacia la Casita de Té. - ¡Vamos a jugar!

El Último Día… El Último Día fue el Primero. El Primero de muchos otros Días.

Hastiado y cansado de aquella Humanidad sin escrúpulos, Lucifer se saltó las reglas establecidas. Otra vez. Todos lo consideraban perverso y cruel, nunca nadie se había parado a pensar que su Deber era horrible y, sin embargo, necesario. ¡Castigaba el Mal! ¡Y Dios juraba y perjuraba que incitaba a los Hombres al Pecado! ¿Quién les había dotado de Libre Albedrío? ¿Había sido Él? ¡No! ¡Había sido Dios!

Y sonrió. Lucifer sonrió al contemplar desde su Trono Celestial cómo, bajo un tejado de plástico rosa, Lila y Pecas entrelazaban sus manitas, decorando su piel de verde, afianzando una Amistad sincera, que solo se podía dar gracias a la Inocencia de los Corazones Puros. Sin adultos corruptos, aún había Esperanza para la Humanidad. Aún se podía arreglar el estropicio de un Dios que había dejado a sus Hombres solos… Lamentaba los daños colaterales, aquellas Almas Buenas a las que había obligado a dormir para toda la Eternidad… Al menos, como regalo de consolación, había creado un nuevo Paraíso.

¿Qué tal le iría a Dios en el Infierno?


Nota: Relato para el CONCURSO DE RELATOS "LA ÚLTIMA NOCHE DEL MUNDO" de "EL CÍRCULOS DE ESCRITORES".

sábado, 21 de febrero de 2015

Y Me Mordí La Voz...


Y me mordí la Voz.
Y los susurros sangraron, dejando tras de sí las Huellas de un Silencio perdido y alocado...

Y me mordí la Voz.
Y ya Nadie escuchó las Letras Soñadas, acorraladas en la garganta...
Sí... Lo cierto es que me mordí la Voz.

Me mordí la Voz...
Me mordí la Voz y las Sílabas Mudas se rebelaron... 

Sí... Una vez me mordí la Voz.
Una vez...
Y con una vez fue suficiente. 



Para todos los que alguna vez se quedaron En Silencio y se mordieron la Voz... Para que no lo hagan, para que no se traguen el Dolor... 

Para ti, que me regalaste una Canción y me diste Fuerzas... Porque siempre seremos dos Locos que jugaron a ser Guerreros, en un viejo local de ensayo, armados de palos de fregonas que imitaban espadas... 


martes, 17 de febrero de 2015

Besos De Tinta

Escribía.
Escribía todos los días.
Aunque su cabeza fuese un tiovivo y los Pensamientos no dejasen de girar, y girar, y girar...
Se mareaba.
Se mareaba y se quería bajar, pero el carrusel solo se detenía cuando Él aparecía. 

Pero Él estaba hecho de Palabras, Tinta, Musas y Sueños... 
Y Ella solo era la Protagonista con Nombre de Flor, a la espera de un Beso que llegaría al terminar el capítulo.

Así que... Escribía. 
Escribía todos los días. 



lunes, 16 de febrero de 2015

Mazo De Ilusión - Black Wolf Blogger Award




Lunes. 12:40. 
Y empiezo esta entrada... 
Aunque la verdad es que no sé muy bien por dónde comenzar... A veces, me sucede que me quedo sin Palabras y lo único que tengo es ganas de gritar, de saltar y de hacer cabriolas como si fuera un Duende Hiperactivo puesto de azúcar glas.

Anoche, sentada en el sofá, móvil en mano, me llegó una noticia que me quedó con la boca abierta como si fuera una tontita, boqueando como pez fuera del agua... ;P El caso, es que tuve que releer varias veces la entrada de Julia y asimilarlo todo. Sus Palabras y Latidos son mucho más que eso, muchísimo más, porque se sienten hasta la Médula Espinal que forma nuestra Alma y, para mí, eso es Magia. Así que si todavía no habéis pasado por http://palabrasylatidos.blogspot.com.es/ os lo recomiendo, muy mucho, porque sí, porque es Especial y porque os doy mi Palabra de Hada. 

Toda revolucionada, ilusionada a más no poder, emocionada cómo si hubiese sido nominada para los Óscar y me tuviera que vestir con mis mejores galas de Letras, me acosté feliz. 
Es difícil explicar qué siento, que provoca esta Nominación en mí... Mi blog es un bebé que no llega a las 30 entradas, así que... ¿Qué decir? Salvo que me estoy liando y hoy no doy pie con bola con las Palabras... 

Y hace un ratito, hoy que son Carnavales y no tengo Cole, que he aprovechado la mañana para estudiar esas dichosas oposiciones que tanto odio, pero que espero que me acerquen un poco a mi Sueños... Voy y me encuentro con una segunda nominación a los premios "Black Wolf Blogger Award" gracias a María Peláez Arias, Mamá Escritora, que gracias a http://escritoramama.blogspot.com.es/ no solo me ha descubierto una canción (Mi Mongola Favorita *-*) que me tiene requete-enamorada, sino que además, a través de sus Letras me da Lecciones de Vida y me enseña... Y eso, y siendo lo más sincera, no tiene precio... Porque tiene una Sensibilidad muy especial, una facilidad para la Palabra que, con frases sencillas, llega muy lejos...

¿Qué más decir? 
Que empecé el Blog porque tenía el Corazón hecho pedazos, porque creí que había perdido la Magia que tenía dentro de mí... Porque no veía la Luz, ni nada a mi alrededor, a pesar de que tenía y tengo Personitas Maravillosas a mi lado, velando por mí... Pero, ya sabéis, hay veces que uno debe y tiene que aprender por sí mismo, que debe salir de la Oscuridad armándose de Valor, venciendo los Miedos... 
Por eso, no puedo más que daros las Gracias desde lo más profundo de mi Alma, porque me hacéis mucho Bien, porque nos hacéis a la idea de la Ilusión que me hace, porque todas las Palabras sobran cuando el Corazón habla... 

En fin, que me enrollo... 


 Las normas del premio son las siguientes:


      1- Pegar en lugar visible del blog la imagen del premio.


      2- Escribir y publicar lo que sientas, lo que te motiva este premio, y agradecer públicamente a quien te nominó.


      3- Nominar a quince blogs para el premio.


      4- Notificárselo a sus autores.



A vosotros, a los que estáis por aquí, solo daros la Gracias por Escribir y compartir lo que tenéis dentro. Sé que hay muchas Personitas Maravillosas, pero... Estos son mis nominados:

- Julia C. http://palabrasylatidos.blogspot.com.es/

- María Peláez Arias http://escritoramama.blogspot.com.es/

- La chica del pseudónimo gigante http://lesdireporque.blogspot.com.es/

- Jordi Luna http://www.historiasdesas.blogspot.com.es/

- Ady Alonit http://when-lovecomes.blogspot.com.es/

- Ana Lía Rodriguez http://cuentosnsk.blogspot.com.es/

- Federico Rivolta http://relatosfr.blogspot.com.ar/

- Fernando Mora http://apocrifosycompulsivos.blogspot.com.es/

- Soledad Fernández http://miscelaneasdelaoscuridad-miscuentos.blogspot.com.es/

- Mar V. http://corazonenconserva.blogspot.com.es/

- Ángela Fernández http://eternidadseescribecontinta.blogspot.com.es/

- El silencio es miedo http://elsilencioesmiedo.blogspot.com.es/

- Charlotte Bennet http://el-rincon-de-ejbennet.blogspot.com.es/

- Elena García Domingo http://enpalabras-yo.blogspot.com.es/

- Edgar K. Yera http://edgarkyera.blogspot.com.es/

miércoles, 11 de febrero de 2015

La Chica De Las Nubes

“Definitivamente todos tienen razón, es hora de terminar con esto… Una persona que me desprecia y me ignora no me merece, no… Ni si quiera se merece mi Amistad, mucho menos mis Pensamientos y Sentimientos.

¿Querías matar mis Sueños? ¡Ya lo has logrado! Espero que estés muy orgulloso de haberme destrozado… ¡Eres un crack! Y puedes irte a la mierda, a todas las del Mundo.

¡Gracias por abrirme los ojos de la forma más cruel!

Así que ahora solo me queda lograr que salgas de mi Corazón, porque de mi Razón ya has salido…

¡No te soporto! ¡Te odio! ¡Te odio por ilusionarme! ¡Me odio por dejarme ilusionar!

¡No quiero Universo! ¡No quiero nada de ti! ¿Me oyes, Lucas? ¿Te llega mi puto dolor por esas Líneas Invisibles que conectan el Mundo?

¡Espero que sí! Espero que pruebes de tu propia y puta medicina… Porque, a veces, hay que aprender lecciones… ¡Qué te jodan! ¿Me oyes? ¡Qué te jodan!

Y que el Corazón se te retuerza dentro del pecho, como el mío se retuerce…”

Los dedos rozaron con mimo la tapa plastificada del cuadernito, releyendo mentalmente la dolorosa historia de la Chica de las Nubes. Todos los domingos allí estaba, en la estación, esperando el bus de las 19:15. Al igual que Él.

Se… - Timidez. Valor. - Se te perdió el otro día…

- Ya… - Rubor. Mejillas del color de las cerezas. -  ¿Lo has leído?

- Emm… - Sonrisa tiernamente culpable. Más timidez. Enfado. Mucho más valor. - ¡Es un gilipollas!

 Era un gilipollas…

- Me llamo Oriol.

- Daniela…

Porque el primer Beso de Amor no se da con la boca, sino con la mirada… Y hacía mucho que Oriol y Daniela se miraban en silencio.


Nota: Relato para el CONCURSO DE RELATOS "SAN VALENTÍN" de "EL CÍRCULOS DE ESCRITORES".

viernes, 6 de febrero de 2015

Anatomía Lunar

Sobre su piel, los lunares formaban triángulos,
constelaciones pícaras, 
a la espera de un intrépido y valiente Astrónomo
dispuesto a bautizar 
todas sus Estrellas. 


domingo, 1 de febrero de 2015

El Coleccionista De Barbies

 <<Dum-Lup>>, <<Dum-Lup>>, <<Dum-Lup>>.

Encabritado, arrítmico y frenético, el Corazón golpeó contra la caja de huesos que lo protegía, retorciéndose de dolor, buscando la manera de escapar del pecho de la Princesa.

Rabiosas y asustadas, las uñas de purpurina fucsia se clavaron con vigor sobre el terciopelo morado, arrancando la delicada tela que conformaba su lecho de Bella Durmiente.

Agónico, un aullido reverberó en las cuerdas vocales, acariciando la garganta con ferocidad, lamiendo el paladar… Hasta rebotar contra los finos hilos de oro, suturas delicadas, que mantenían sus labios sellados.

Regia y Eterna, la Dama de la Muerte se removió inquieta, acomodándose sobre la lápida que le servía de asiento.  Con mimo, sus delicadas manos rozaron el pergamino teñido de Tinieblas que descansaba sobre su regazo, amparado por un vestido de un blanco tan inmaculado que, más que la Huesuda, parecía una Virgen Celestial.

El nombre. Aquel nombre. Su nombre.

Su expresión se entristeció, sin perder aquella extraña dulzura que la acompañaba, que le devolvía la Juventud, alejando de su rostro los gusanos que, al observarla de cerca, se transparentaban a través de su piel nívea.

Aquel nombre no estaba en la Lista, en su Lista de Almas. No. Aquel Nombre no estaba. Y, sin embargo, pronto, demasiado pronto, tendría un hueco en el Más Allá.

Desnudos, los pies se hundieron en la verde hierba, tratando de escuchar el <<Dum-Lup>> que se apagaba bajo la tierra, latidos que se estampaban contra la tapa de pino, golpeteos que tenían prohibido salir de su ataúd, de su Última Morada.  

No. Aquel Nombre no estaba en la Lista. Pero tampoco lo había estado el de la Sirenita, el de la Cenicienta o el de BlancaNieves. Una vez más, las letras se dibujarían con Polvo de Estrellas sobre el pergamino, recordándole que El Coleccionista de Barbies seguía jugando con sus muñecas de carne y hueso, torturándolas y despojándolas de su Yo, obligándolas a ser juguetes en manos de un Psicópata con aires de Príncipe Azul.

El <<Dum-Lup>> se perdió unos segundos después, amortiguado por el Silencio y la Oscuridad. Sus últimos ecos dibujaron una sonrisa tímida e infantil en el rostro de la Dama, encandilada por el último Nombre que acaba de aparecer en la Lista, bajo las palabras brillantes de la Bella Durmiente, como un regalo especial de las Moiras, Hilanderas del Destino.

Un nombre. Un nombre que destacaba con letras escarlatas.

Un nombre. El nombre.

Príncipe Azul.

Amparada por su nuevo séquito de Guardianas Reales, la Huesuda se echó a reír.


La Venganza sería cruel. Adictiva. Terrorífica. 


Nota: Relato para el CONCURSO DE RELATOS "DEL MÁS ALLÁ" del Círculo de Escritores.