Ir al contenido principal

El Rey En El Norte

Sé que es Ella.
Lo sé. Lo Siento.
Sé que es Ella por el Pudor que se refleja en su Mirada, cuando me observa de reojo, vergonzosa, como si, de pronto, se arrepintiese de haber fijado sus Ojos de Lince sobre mi Rostro.
A veces... A veces, creo que no es de este Mundo. De este Tiempo. Pues, cuando camina, sus pasos parecen abrir en dos la acera, y tras sus zapatillas multicolor, emergen, de las entrañas de la misma Tierra, un sinfín de Seres de Fantasía que se arremolinan entre sus tobillos, como Niños Traviesos perdidos en un Parque de Atracciones.

Sé que es Ella.
¿Cómo no iba a saberlo?
Si aún recuerdo cómo su Sonrisa Mimosa me despertaba bajo las Luces del Norte, cuando el Firmamento se tornaba verde y rosa y las Auroras más hermosas nos recordaban que la Inmortalidad estaba a un Beso De Distancia.

Sé que es Ella.
Pero... Ella no sabe quién soy yo.
No sabe que la he estado buscando entre tanta Gente, entre tantas Personas que desfilan delante de mí, como Espectros Perfectos Sin Corazón. Nadie se para, Nadie se detiene, Nadie me ve... Excepto Ella.

Ella... Ella... Ella...

Le regalo Palabras en el Lenguaje de nuestros Ancestros, esperando que los Recuerdos se abran paso entre los Siglos que han separado nuestras Almas, extrañando aquellos Momentos en los que los Latidos de nuestro Corazón palpitaban al unísono.

Cada día... Cada día rezó a los Dioses para que sus Pies la lleven hasta mí y, es entonces, cuando el Miedo me asola y me destruye.

¿Qué puedo ofrecerle?

Si mi Hogar es cada Parque, cada rincón escondido en esta Ciudad que descubrí, escuchando las Risas que la Nostalgia me traía, como si el mismo Oz hubiese construido Baldosas Amarillas solo para mí. En esta Ciudad Antigua, de un Pasado Medieval, que me es tan Presente, que me transporta a aquella Noche en la que una Joven de la Vieja Lusitania me robó la montura. Escapando de su Origen, buscando su propio Hogar.

Sé que es Ella.
Porque Ella me hablaba de aquel Lugar Mágico, de aquella torre en donde las enredaderas se engarzaban a la roca, trepando hasta alcanzar los pendones del Palacio donde había nacido. Dónde la Paz que no hallaba su Espíritu, tras el Casamiento Forzado al que había sido condenada, se fundía con el Azul del Cielo y le entregaba pequeños instantes de tranquilidad.

¿Qué puedo efrecerle?

Si ya no tengo nada. Nada. Absolutamente nada.

Ese fue mi Castigo por desafiar a los Señores Cristianos, por enfrentarme a su Dios Omnipotente, por negarme a entregarle mi Amor a su Esposo...

Ese fue mi Castigo por morir sin lograr salvarla, cuando las hachas golpearon los escudos y las espadas hicieron añicos su Pecho, al interponerse entre la Huesuda y mi propia Vida.

Mi Vida... Ella era mi Vida.

¿Qué puedo ofrecerle?

Si dejé de ser el Rey en el Norte, precio justo por volver a encontrarla de nuevo, en cualquiera de los Tiempos que viviría sin vivir, hasta volver a tenerla junto a mí.

¿Qué puedo ofrecerle?

Si solo tengo Amor y un puñado de Estrellas cada Madrugada.

Sé que es Ella.

Sé que eres Tú.

Por favor... Recuérdame...  


"Los que de Corazón se quieren sólo con el Corazón se hablan..."
Francisco de Quevedo 

Comentarios

  1. ¡Que preciosidad!
    He entrado a leerte porque me ha encantado tu nick, campanilla feroz...
    Volveré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sue!
      ¡Bienvenida a mi "Neverita Sangrienta"!
      Donde todo es una Locura y los Imposibles se hacen Posibles ;)
      ¡Me encanta que te parezca precioso!
      Llego un Muso Nórdico por casualidad... ¡Y me inspiró esta Historia de Love!
      ¡Besotes de Magia! ^w^

      Eliminar
  2. Ohhh Campanilla, es precioso!! Tiene lo mas bonito para dar, el AMOR!! :))
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Virginia! ;)
      ¡Aiiiiix!
      *-*
      Es que... ¡Tenía tanto Amor que dar! Tanto, tanto, tanto... Y renunció a tanto... ¡Que solo espero que Ella pueda recordarle!
      ¡Besotes de Colores! ;)

      Eliminar
  3. No hay mejor entrega que el amor, y si va acompañado de las estrellas, no se puede desear nada que tenga más valor.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mila!
      ¡Tienes muuuucha razón! #SeSabe
      No hay mayor y mejor entrega que el Amor... Un Amor Sincero... Y sí, si va acompañado de las Estrellas del Universo... ¡Seguro que todo es Posible!
      ¡Besines de Purpurina! ^w^

      Eliminar
  4. Precioso. Muy bonito. Sé que es ella... En busca del amor. Voy a leer la segunda parte. Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Aiiix!! ¡María! *-*

      Me enamoro yo solita de los Vikingos que asaltan mis Fantasías... Ains... Este Norteño nos va a volver Locas con su "Ella" y toooodo el Amor que siente ;3

      ¡Me encanta que te parezca precioooso! #SeSabe

      ¡Besitines Gigantes! ^w^

      Eliminar
  5. Una épica confesión amorosa que remueve tierra y cielo hasta anclarse en el alma y la retina del lector, te abre el pecho y te roba el corazón. Sé que sabe que es ella, el poder de las palabras y todo el amor que emanan, lo confirman. Un relato sensacional y encantador.
    ¡Feroz Abrazo, Hermanuela Letril! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hermuelooooooooo!! *-*

      Sí... Te roba el Corazón, el Alma y unos cuantos Suspiros que andan flotando por el Cielo, hasta el Infinito y Más Allá... ¡¡¡Aiiiiiins!!! Para morirse de Love mil veces y revivir otra vez...

      ¡Me voy flotando por tus Palabras! ¡Wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! (Sonido de alzar el vuelo, montada en un Unicornio Mágico ;P)

      ¡Besoteeeeees Purpurinosos! ^w^

      Eliminar
  6. Me has puesto el vello de punta, amiga mía. Es precioso. No digo más.

    un beso con abrazos apretujaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainnns... Clara... No sé que decir...

      ¡Soy #MuyFan de la Piel de Cisne! Porque... ¡¡¡Aiiiiix!!! Cuando se nos eriza el cuerpo... Palpita el Alma...

      ¡Preciosa eres tú! #SeSabe

      ¡Mil Kiiiiiiisssss Mágicos para ti! ^w^

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida