Ir al contenido principal

El Club De La Lucha

"Veréis… Siempre fui una chica tímida, de esas que se creían que el Amor podía con todo. Sí. Con todo. Soñadora, alegre y divertida. Y… ¡Miradme! ¡Tampoco estoy nada mal! Pero, permití que me golpeasen el Alma. Me enamoré de un Tipo Oscuro, de esos que arrastran Historias Trágicas que te hacen temblar, que se te cuelan por las rendijas más escondidas de tu intimidad y con las que lloras a solas, como si así pudieras revertir todo el daño que la Vida le causó. Era como una puta droga. Él era como una puta droga. Que te engancha hasta el tuétano. Que sabe cómo engancharte. Que te insta a marcharte, pero que no permite que te vayas. Me volví adicta a las Emociones que me provocaba, a esos subidones de Adrenalina que causaban las discusiones y las dulces palabras que venían después.

Soy inteligente. Pero, por desgracia, mi único fallo fue tener Corazón. Sí. Corazón. Porque cuando una tiene Corazón y se cuelga hasta la trancas de un Tipejo así, debería saber que va a sufrir sí o sí. Porque cada Suspiro le pertenece, cada Pensamiento se vuelve suyo, queramos o no, se cuela como un gusano dentro de Nosotras y, por más resistencia impuesta, pone sus huevos venenosos en nuestro interior. Una vez inoculado el Veneno poco se puede hacer. Porque los Hombres que juegan a ser Frío Misterio Inalcanzable, dejan moratones en las Ilusiones y descuartizan Sueños sin más. Porque los Hombres así conocen nuestros puntos débiles incluso antes de que sepamos cuáles son. Porque saben cómo jugar. Y porque juegan a ello.

¿Qué queréis que os diga?

Él hizo un buen trabajo. ¡No puedo negarlo! Me convirtió en estratega. Me enseñó a usar sus armas con cautela, pero con precisión, a saber hacia dónde tenía que dirigir mi aguijón. Hizo aflorar mi peor lado. Y, desde entonces, en algunas ocasiones, se ha convertido en el mejor. Porque me volvió prevenida. Y desconfiada. Me cubrió de Frío. Pero también me regaló sabiduría. Ahora soy más sabia. De esa sabiduría que nace del Dolor y de la Experiencia.

Veréis… Cuando el Tiempo pasa, cuando estás aquí y cuentas lo que te ha sucedido, te sientes estúpida. Tonta. Muy tonta. ¿Cómo demonios pude sentir Amor? Pero… ¡Un momento! ¿Fue Amor? ¿Lo que sentí fue Amor? Pues… ¿Qué queréis que os diga? En su momento, os habría jurado y perjurado que lo que sentí fue el Amor más puro del Mundo… Ahora, quiero creer que no lo fue, que no pudo serlo. Porque… ¿Cómo se puede amar a alguien que te hizo sentir que estabas Loca? ¡Qué tú eras la Loca! ¿Cómo se puede amar a alguien que alimentaba Sueños y, después, los destruía?

Porque nunca hubo besos. Ni caricias. Porque nunca hubo Nada. Porque tenía el don de la Palabra y, con la Palabra, parecía decir tantas cosas, que es como si el mismo Jesús se hubiera hecho de nuevo carne y con su mítica frase de “Una Palabra tuya, bastará para sanarme…”, pudiese hacer arder el Cielo y volver de Hielo el más ardiente de los Infiernos. Y yo, cada vez más colgada por lo que parecía ser, por lo que creía que era, caía rendida ante sus encantos y, lo peor, es que también me moría hasta por los que no resultaban tan encantadores.

¿Qué más puedo deciros?

¡Qué vuelvo a sentirme idiota! ¿Por qué os hablo de Él? Porque, bueno… En fin… Tenemos nuevos miembros en “El Club de la Lucha” y es necesario que sepáis quién soy… Los motivos que me llevaron a unirme a este singular Comando de Guerra. Porque dejé de sentirme tonta la primera vez que escuché a Set hablar de la Mujer que le había hecho trizas el Corazón, de forma premeditada… Porque nadie está a salvo del Amor, porque todos caemos en sus garras, seamos o no correspondidos, elegimos a quién Amar y, por lo tanto, elegimos a quienes permitimos lastimarnos. Pero que, en ocasiones, ambas caras del Amor sean inseparables, no significa que todo esté permitido.

Porque, en mi caso y en el de Set, el Amor fue lo que provocó el cambio. Pero en el de Letus, fue su confianza indestructible en la ONG para la que trabaja, la misma que invirtió el dinero, que se suponía que iba a ser para un Hospital, en una mansión de lujo para uno de sus directivos."




Con la cabeza bien alta, erguida en toda su estatura, con una linda sonrisa iluminando su rostro, Ali se sentó de nuevo en el butacón. Dulce como el algodón de azúcar, cruzó su pierna derecha sobre la izquierda en una pose orgullosa, acomodándose en el respaldo de manera chulesca. Llevaba dos años perteneciendo a “El Club de la Lucha”, un comando de élite formado por Rebeldes e Idealistas que, a pesar de seguir conservando sus antiguas costumbres soñadoras, se habían visto forzados a caminar por la Tierra. Seguían convencidos de que un Mundo Mejor era posible, pero, mientras lo iban construyendo poco a poco, era necesario invertir las Reglas del Juego. Mimetizarse entre aquellos que hacían todo lo posible por destruirlo, participar en la partida y conocer sus costumbres. Convertir al Enemigo en Amigo, aprender de sus fallos, mejorarlos y utilizarlos contra ellos. Y, lo más importante, no perder el Alma en el camino. Ni el Corazón.

El Círculo se ampliaba, los Nuevos Miembros habían escuchado atentos a su General. Tras su Voz, llegaba el turno de los Hombres y Mujeres allí sentados. Era el momento de escuchar sus Historias. Y de cambiar el Mundo. 



PD: He escrito este Relato tras leer a Anita y su Cien Suspiros y Un Murmullo ;) 

Comentarios

  1. Bueno...parece prometedor! Espero que no acabe aquí. Debe de ser el inicio de una serie de relatos emocionantes, sería genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Paola!
      ¡Aiiix! Solo quiero darte las Gracias por ese "Espero que no acabe aquí. Debe de ser el inicio de una serie de relatos emocionantes", porque he decidido darle vida a los Miembros de "El Club de la Lucha"... ¡Me da a mí que van a tener mucho que contar! ;)
      ¡Besitos Gigantes!

      Eliminar
  2. Miembro voluntario Campanilla!! Cuenta conmigo!! Besotrones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mendiel!
      ¡Me encantaaaaaaaa! ¿Vale?
      ¡Estás dentro del Club! ¡Wiki! ¡Wiki!
      ¡Besitines Feroces! ;)

      Eliminar
  3. Miembro voluntario Campanilla!! Cuenta conmigo!! Besotrones.

    ResponderEliminar
  4. Miembro voluntario Campanilla!! Cuenta conmigo!! Besotrones.

    ResponderEliminar
  5. Cuenta también conmigo :) Y también, muchas gracias por estar ahí. Eres un encanto, eres genial. Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wiiiiiiiiiiiiiiiiii! *-*
      ¡Me encanta contar contigo Anika! #SeSabe
      Y no me tienes que dar las Gracias #TambiénSeSabe que para eso estamos. ¡Para liarla! ¡Y a lo grande!
      ¡Muchiiisimos Kiiiiiiisssss! ¡Moza! ;3

      Eliminar
  6. Vaya, vaya, ¿así que un Club de la lucha? Pues ya sabes, me apunto encantada. Veo algo de ti dentro de ese club. Me ha gustado mucho. Como siempre, aquí me tienes dispuesta a luchar. Un besillo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡María!
      ¡Sep! Hace tiempo que tenía ganas de montar "El Club de la Lucha", solo me faltaba un pequeño auto-empujón... ¡Y aquí está! ¡Preparado para hacer pupita! xDDD
      Ves muy bien... Y veo que tienes dotes de Bruja, ¡no se te escapa ni una! ¡Miedito! ;P
      ¡Por supuestooooo! ¡Quiero que estés dentro del Club! ¡Necesitamos Armas afiladas como tus Letras!
      ¡Un Besazo Gigante! ;)

      Eliminar
  7. Me ha gustado el relato, es prometedor. Me alegro de leerte y espero que haya continuación ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Fran!
      ¡Me gusta que te guste mi Relato!
      ¡Sipi! Va a haber continuación... No sé cuántos Miembros me querrán contar sus Vidas, pero los que se dejen conocer, también los conoceréis vosotros ;)

      Eliminar
  8. Cuando ahondas introspectivamente en un personaje entre el amor y la desesperada realidad que lo envuelve, cosa que ya he leído en varios relatos tuyos, denoto profundidad y anclaje en estos temas. Vislumbro entre líneas parte del interior tuyo y disfruto con ello, no lo niego. Un Club de la Lucha interesante con una aire revolucionario muy prometedor.
    ¡Abrazo, Hermana Letril!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Edgar!
      ¡Oh! El Amor... Siempre fui una romántica empedernida. Y te aseguro que lo era muy mucho. Pero algo muy grande cambió dentro de mí. Fue un temblor tan sumamente grande, que ya nada volvió a ser como era, aunque haya cosas que aún se le parecen. Ahora me siento más como una especie de Ciéntifica que necesita ahondar en esas Realidades... Y salen Relatos como este. Que también son necesarios.
      Al final... En el epílogo, quizás halléis más de una respuesta ;)
      ¡Besos Enormes, Hermanuelo!

      Eliminar
  9. Muy buen relato, me ha gustado bastante, quedo en espera de la continuación por que me he quedado en suspenso con lo que está por ocurrir.
    ¡Ten una excelente semana!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Heeeey noo puede ser que lo hayas dejado hasta alli, mas te vale que sigas el relatooo quede con mucha curiosidad... Creo que lo dejaste en el punto preciso para llamar la atención!! Te felicitoo..

    ResponderEliminar
  11. Y tengo una duda, porque la pagina se llama letras suicidas?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida