Ir al contenido principal

Todos Los Hombres Buenos...

El hedor a sangre, excrementos, vómitos y vino rancio penetró en sus fosas nasales, provocándole arcadas difíciles de controlar. Abrió la boca para coger aire y cada bocanada de oxígeno gélido raspó su garganta seca. Sus papilas gustativas se deleitaron, asqueadas, con el sabor ferroso de una saliva teñida de rojo escarlata.

Intentó moverse y cambiar de posición, pero sus brazos, inertes como los de un muñeco roto, no respondieron a los mandatos de un cerebro agotado, y sus piernas sufrieron la descarga de cientos de calambres que la devolvieron al País de la Inconsciencia, lugar del que no debería haber regresado nunca.

El rumor de palabras lejanas, gritos y órdenes perdidas a través del Viento, se mezcló con el taconeo arrítmico de unas botas que aplastaban el suelo con cierto nerviosismo. Aquel sonido, que había sido su pesadilla en los últimos días, perforó sus oídos una vez más, obligándola a abrir unos ojos que deseaban permanecer en la Oscuridad de un Delirio forzado.

Sus párpados se elevaron con lentitud. Las pupilas, apagadas por una densa neblina, gritaron de terror anta la imagen que llevaba dos noches ignorando, para no caer en una loca desesperación.

Ya no estaba encadenada al cadáver de Valka, sino tumbada. Bocabajo, desnuda y cubierta con los tules blancos y púrpuras que habían adornado el dosel de su lecho. Los cortes de sus muslos, las hondas grietas de su espalda y los moratones que se dibujaban en sus brazos, adormecían el dolor y la rabia que sentía su Alma. Un amargo antídoto para aquel veneno que había destruido sus Sueños, su Futuro, su Vida…

- Así que ya estáis despierta… ¿Habéis tenido Dulces Sueños? ¡Dioses! La Boda ha sido todo un éxito, ¿no creéis? Lamento que vuestro Matrimonio haya durado tan poco... Lo sé... Lo sé... Para vuestro Esposo siempre fue mucho más importante el Amor... ¡Decidme! ¿Os ha protegido el Amor?

La voz áspera del Guerrero desvirtuó su famosa y peligrosa belleza, cada palabra acompañó a un movimiento, acompasando el ritmo de las letras a cada uno de sus gestos: Se desabrochó el cinto de la espada, dejándolo sobre la mesa. Para después, pasearse por el cuarto, observando a su indefensa víctima. Se relamió goloso, recordando el tacto de su suave piel, del placer que había experimentado con cada gota de sangre, con cada latigazo. Había saciado sus ansias de venganza, había obligado a Valka a contemplar cómo la torturaba sin compasión, con pasión, sin escrúpulos, con odio, sin remordimiento.

- Porque a mí no... Cuando yacíais a mi lado, cuando me endulzabais los oídos con las más bellas promesas de Amor... ¿No os daba vergüenza mentirme? Cuando corríais a los brazos de mi Hermano y os reíais a mis espaldas por haber confesado mi enamoramiento... ¿No os daba vergüenza jugar conmigo? No... A ninguno de los dos os la dio, mi Señora... Lamento haberos fallado... A mi Hermano, a vos... Lo sé... Lo sé... ¡Me dabais por muerto! De hecho, ha sido todo un milagro que La Huesuda me perdonase.... ¿Cuántos meses han pasado? ¿Cinco? ¿Seis? ¡Qué importa! Vuestro tan ansiado Plan para deshaceros del Rey no dio resultado, aunque a punto estuvo de hacerlo... Pero... Los Caballeros jamás os prometieron lealtad... No pueden ser fieles a un Señor que no les respeta y, vuestro Esposo, resultó ser amante de las intrigas y los pactos con el Enemigo... Teníais razón... Todos los Hombres son Buenos, hasta que, en su camino se cruza un Monstruo, y el Mal que nunca creyeron albergar en su interior, brota de manera abrupta.


Nota: Relato para el CONCURSO DE RELATOS  "MUNDO MEDIEVAL" de EL CÍRCULO DE ESCRITORES. 

Comentarios

  1. Se corrompieron..... por una mujer fatal!!! Me hizo gracia lo de que le perdonara la Huesuda, jajaja. Muy bueno Campanilla, pone los pelos como escarpias algunas descripciones. Besos mocina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se corrompieron, se dejaron corromper... ¿De quién fue la culpa? Puuues... ¡Nu lu sé! ;P Supongo que Ella jugó con sus cartas, creyó que había ganado la partida y, en realidad, la Huesuda se guardó su As en forma de Rey para poder llevarse dos Almas por el precio de una...
      La Huesuda... xDDD
      Me gusta llamar así a la Muerte cuando me la imaginó en modo esqueleto "desnudo" bajo túnica con capucha negra... Para todo lo demás, siempre será una Dama...
      ¡Muchos Besitos, Guapiti! ;)

      Eliminar
  2. Una mezcla entre un ambiente shakesperiano, por la traición para hacerse con el trono, y Conan el Bárbaro por la venganza, muy regia. Muy potente, Campanilla. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encantaaaa! ¿Valep? ;)
      Me encanta eso de mezclar a Shakespeare y Conan... Es tan... Tan... ¡Cómo mola! ¡Es la re-leche! #MeGusta #SeSabe
      ¡Muchos Besines, Fernando! ^w^

      Eliminar
  3. Fascinante relato, Campanilla. Una escalofriante venganza en la noche de bodas. Huele a sangre, a violación, a tortura y a muerte. El personaje de tu historia me ha recordado a Hannibal Lecter, por la parsimonia y la cruel dulzura con la que le habla a su víctima. Genial, una lectura absorbente.
    ¡Abrazos, Amiga de Letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Juas! ¡Edgar!
      Hubo sangre, torturas variadas (no me llegaban las palabras ;P) y Muerte rondando por aquel Castillo la Noche De Bodas... En el salón principal, algunos comensales perdieron la cabeza... Otros se rendieron y las ratas tuvieron nuevos inquilinos en las mazmorras...
      El Rey, sensato, inteligente y justo, perdió el Corazón con la traición... Y sin Corazón, el Mal corrompe...
      ¡Lecter y Conan también se podrían combinar! ;P
      ¡¡Besotes!! ;)

      Eliminar
  4. Todos los hombres son buenos según sus propias reglas.
    Puede olerse la sangre de la venganza en tu relato.
    Un abrazo, Campanilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todos los Hombres son Buenos según sus normas... Yo creo que el Rey era muy consciente de que ya no era Bueno u.u Y tampocó le importó en aquel instante... Sació su necesidad de Venganza... Y después... ¿Quién sabe?
      ¡¡Besis, Federico!! ;)

      Eliminar
  5. Genial relato Campanilla. Una venganza que se sirve fria. Al final ella perdió. No se puede jugar con mentiras y tramas, al final siempre pierdes. Un besillo Guapa.

    ResponderEliminar
  6. ¡Asias María! ^^
    Pensé que no llegaba a tiempo u.u A mí no me ha convencido mucho a mí misma esta vez, pero me fio muy mucho de tu opinión *-*
    Nop, no se puede jugar con las Personas... A veces, de dichos juegos de mentira y traición, nacen Monstruos que jamás creyeron que lo serían...
    ¡Muchos Besines! ;)

    ResponderEliminar
  7. Tú lo presentaste a concurso justo a tiempo y yo lo leo con un poco de retraso, pero ninguna de esas cosas afectan a la calidad del relato, que es estupenda!!
    Al principio pensé que ella era una pobre víctima, pero parece que también participaba en algunas intrigas poco convenientes para la "salud". Estupendo giro del argumento y estupenda narración. Me ha encantado, Campanilla!!

    Un súper abrazo, wapi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ñe... ¡Julia! Nada de retrasos... Lo lees cuando has podido ;) ¡Si yo soy la primera que voy con retraso a todos vuestros Escritos! ¡Y más retrasada aún a la hora de responder los comentarios! u.u #DesastrePower ^w^

      Al principio, yo también pensé que era una pobre víctima, pero... Después, me puse a escribir y, ya sabes, a veces empiezas la Historia pensando que será de una manera y luego... ¡Te sorprende lo que has escrito! Porque no tenía nada que ver con lo que querías escribir... ¡Un jaleo! xD

      El caso... Es que fue víctima y verdugo... Y, junto con su Esposo, hicieron que el Mal brotase del interior del Rey... ¡Hay que tener cuidado con los juegos de traición! #SeSabe

      ¡Un Super Besazo de Viernes, Wapita! ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida