Ir al contenido principal

Momentos...

Con la Muerte aún rondando por mi Mente, viene a mi Cerebro una conversación que mantuve con una Amiga el mes pasado. Ella me preguntó si era FELIZ.

¿Soy FELIZ?

Bueno... No fue difícil responder. No, no soy FELIZ las 24 horas del día, ni al 100%, sin embargo... Sin embargo, tengo Grandes Momentos de FELICIDAD.

Lo más curioso o, más bien, lo que más me sorprende y me extraña a partes iguales, es que esos Grandes Momentos de FELICIDAD los he tenido yo sola. En mi Peque-Castillo. En el que vivo durante la semana, en mi Ciudad De Papel, en la ciudad en la que trabajo.

¿Es eso posible?

Nunca lo hubiera imaginado. Hasta que lo sentí, como una descarga eléctrica recorriéndome el cuerpo.

Son momentos muy, muy tontos. Muy estúpidos. Muy idiotas. Pero son momentos auténticos, muy míos.

Saltar en la cama en ropa interior, hasta que, de pronto, te detienes, te paras y te miras al espejo: "Pero... ¿Qué leches estoy haciendo?" Y un único Pensamiento se te pasa por la cabeza: ¡¡DISFRUTAR!! Disfrutar de tu Niña, de esa Niña que vive en tu cuerpo de 29 años y que, a veces, otras no tanto, se vuelve muy tímida delante del resto del Mundo.

Bailar al ritmo de "Kiss Me" de Katy Perry, por el pasillo, mientras te contorsionas como si fueras una Lombriz epiléptica a punto de recibir un rayo.


Cantar. Cantar. Cantar.

Cantar a "grito peláo" "Se Acerca El Invierno" de Saurom, como si fueras una Stark a punto de lanzar a un Lannister a un foso lleno de cocodrilos hambrientos.


O... "Por Si Sirve De Algo" de Döria, sin miedo a que los vecinos llamen a la Policía por escándolo público y crímenes contra la Música. Canto fatal #SeSabe, pero eso no evita que cante y me entren ganas de gritar aún más, eufórica total.


Mi mini-independencia está siendo todo un cúmulo de aprendizajes; de auto-descubrimiento; de Soledad positiva y, en ocasiones, muy negativa, porque el único abrazo que recibo en Noches en las que me come la Melancolía, es el de mi almohada y el del edredón... Sin embargo... Sí, tengo Grandes Momentos de FELICIDAD que solo yo comprendo. Momentos que no me importaría compartir con un Espíritu Loco y que, mientras tanto, hago míos y los guardo en mi Caja de Grandes Momentos.


"Piensa un motivo por el cuál hoy estas vivo..."

Comentarios

  1. Ay como me he reído lombriz epiléptica. Me has regalado un gran momento de felicidad. Muchas gracias. Como me siento de representada contigo. La única diferencia es que hay veces que no bailo sola, tengo a mis dos enanas que me acompañan. Y si, una vez me llamaron a la policía por estar cantando a las 5 de la mañana. Eso si, las mañanas son para mi, bailo sola y canto a grito pelado. Ese día puede que llueva, porque mis oídos no distinguen un la de un re. Un besillo guapa. Te deseo mas grandes momentos de felicidad.

    ResponderEliminar
  2. Pues nada, siga saltando usted sobre la cama y torturando a sus vecinos con esas versiones "a grito pelao". Y digo yo, una propuesta, ¿por qué no os ponéis de acuerdo María Campra y tú y hacéis duetos juntas? Entre las dos igual provocáis el Segundo Diluvio Universal. Total, con lo mal que está el mundo igual hasta nos hacéis un favor. Yo, por si acaso, ya voy fabricando mi Arca.
    Un abrazo a ambas, Campanilla y María. ; )

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Campanilla!!
    Me has regalado un de esos momento de los que hablas, de aquellos de felicidad y risas. Y sí, también confieso: adoro cantar a grito "pelao". Y sí, alguna vez he deseado tener a un Lanister delante para tirarlo al foso (Lo del "invierno se acerca" me gusta) pero yo diría algo parecido a (¡Esto es Espartaaaaa!) Más visceral ;D
    Maravillosos pensamientos, nunca dejes de escribirlos porque aunque no lo creas, somos muchos lo que disfrutamos en nuestro castillo de papel :)
    Un besote muy grande.
    A.V.Cardenet.

    ResponderEliminar
  4. Simplemente maravillosa, esta oda al espíritu interior, a disfrutar de lo que te hace feliz, de la soledad y de la independencia. En definitiva, a disfrutar de vivir. ¡Fenomenal!

    ResponderEliminar
  5. Eso es la felicidad como bien describes, si practicásemos más el ser niños y no existiese la verguenza...no habría día triste. Si yo le pregunto a mi hijo de 4 años si es feliz, a cualquier hora, cualquier día, me dice que sí. Crecer es retroceder aunque nos parezca lo contrario. Besos Campanilla, preciosa reflexión y bellas letras...esa niña que salga más a menudo.

    ResponderEliminar
  6. Momentos divertidos, locos y muy sanos, alegría. En cuánto a la felicidad, yo la he encontrado en los demás, esforzándome cada día para que los que están a mi alrededor sean felices, cosa que se ha convertido en una costumbre, así he hallado la mía, ahora los momentos minoritarios son los apesadumbrados. Drakaaaris!!!!
    ¡Un abrazo amiga! ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alguien

Lágrimas De Unicornio

Sin Pecado Concebida