viernes, 4 de diciembre de 2015

Pequeña

Pequeña.

Siempre me ha gustado la Palabra Pequeña.

Está rodeada de Ternura y Dulzura, de Esencia, de Inocencia…

Pero, en ocasiones, sus Letras se desvirtúan en un Rincón de mi Corazón, cuando, a este Hermoso Vocablo, se le añade el de Sentir.

Sentirse Pequeña.

Chiquitita. Chiquiteja.

Aún recuerdo cuando me sentía así. Cuando sentía que no era Nada. Nada más allá que un pequeño soplo de Viento, incapaz de provocar una Tempestad.

Observando a mis Mayores, rodeándome de sus Historias de Guerra, de esas Leyendas que iluminaban mis Noches como una Estrella Guía, era capaz de imaginarme a mí misma, envuelta en acero y cuero, teñida de Sangre hasta las Entrañas… Como si mi propio Interior fuera un Lienzo en Blanco, ávido de Cicatrices que relatasen mi Vida.

Mi Corazón con forma de Rodela Aguamarina tenía infinidad de Marcas, Heridas Mal Curadas y un sinfín de Sueños tatuados en el Escudo que, con el paso de los años, se había convertido en Coraza.

En más de una ocasión, mi Coraza se abolló, hundiéndose en la Piel del Alma, hasta dibujar moratones que se extendían como la tela de una araña, creando un Mapa Invisible para Muchos, Visible para los Pocos a los que les permití conocer mi Tímida Desnudez.

No hubiera sido posible recomponer mi Todo, sin la Paciencia que demostraron los más Maravillosos Maestros Herreros con los que me topé. Sin embargo… Fue en esa Soledad que envuelve al Guerrero, en la que encontré un Lugar Seguro para forjarme de nuevo. Para volver a empezar.

He aprendido a no sentirme Pequeña. A hacer de mis Debilidades, Fortalezas.

Y, aún así, en ocasiones, regresa esa Sensación…

Cuando estoy ahí, en el Campo de Batalla, soy incapaz de olvidar que, aunque estoy rodeada de Guerreros que luchan a mi vera, solo yo empuño mi Espada. Solo yo soy responsable de mis Actos. Porque mis Actos siempre van a traer consecuencias que debo asumir.

Qué Difícil es volver a Confiar… 



domingo, 15 de noviembre de 2015

La Última Decisión De Sárgonas

Una oleada de Dulzura recorrió con suma delicadeza su torso desnudo, estudiándolo con Curiosidad mal disimulada. Poco a poco, aquella Mirada de Inocencia fue acariciando el corte que dividía su pectoral derecho, ensimismada, como si fuera la primera vez que contemplaba a la sangre lasciva lamer la Piel de un Hombre.

Incómodo ante aquel extraño escrutinio, Sárgonas plantó con fiereza los pies sobre la arena, acomodando todo su peso sobre la pierna izquierda, para así mitigar las culebrillas de dolor que le correteaban por la derecha. Caliente, como salido de la mismísima fragua de Vulcano, el aire que atesoraban sus pulmones se estrellaba contra el visor de su casco, ardiendo en el interior de la olla metálica que le protegía la testa. Y, mientras tanto, incapaz de impedir al rubor de sus mejillas posicionarse en su rostro, sintió que el Corazón buscaba asilo protector en el pecho de su Contrincante, ignorando el agobio y la ceguera provocada por el sudor que lloraba sobre su frente.

El Tracio hizo oscilar la pluma lateral de su casco, obligando al Público a centrarse en su Azul Zafiro. Los segundos se arremolinaron a su alrededor, convirtiendo aquel simple gesto, en una Eternidad para su Mente de Guerrero. Pues, de forma desesperada, buscaba, en la hoja curva de su corta espada, la forma de girar las tornas de un Destino que le habían augurado sería recordado por los Historiadores y que, de improviso, se había vuelto funesto.



Amparada por el Silencio que dominaba el Anfiteatro, enmudecido y atraído sin remedio por la singularidad de la Lucha, el rostro de Dorcas parecía esculpido en piedra. No había Pensamiento, Emoción o Sentimiento que se reflejase en su pálida tez, nada que le hiciese adivinar al Gladiador cuáles eran sus intenciones. Solo sus ojos color ceniza reían divertidos, aniñados y tiernos, en contraposición constante de la Brutalidad que mostraba su Dueña en cada ataque.

La Gacela, que era así como la habían apodado, era ágil y de movimientos delicados, pero certera y peligrosa cuando su amado Gladius se movía al compás de los giros de su muñeca izquierda, ya que, al contrario de lo que se esperaba, el escudo lo aferraba con la diestra. Sin embargo, hacía un rato que su protección dormía a su espalda, bajo un charco color escarlata. Envidioso, aquel maldito color también se había apoderado de su túnica y, en su costado derecho, una mancha de un intenso bermellón dejaba al descubierto un boquete de carne y hueso.



El Viento aulló encabritado, enzarzándose en la rizada cabellera de Domiciano. Extravagante, cruel y paranoico, sonrió con malicia, disfrutando del placer que le provocaba contemplar el Combate. Hastiado de las típicas Luchas de Gladiadores, había decidido dar un paso más allá, añadiendo como oponente a una Gladiatrix. El último Emperador de la Dinastía Flavia regalaba a Roma un perturbador goce y, esta, parecía ansiosa de más.



Aliada de las Sombras Monstruosas que proyectaban las antorchas sobre la arena, la Noche se tornó más Oscura cuando Plutón hizo acto de presencia entre la Multitud. Sabedor de que el Dios del Inframundo no les perdonaría aquella Madrugada, Sárgonas arrojó el casco a un lado y, optando por ser Dueño de su Sino tras un suave resoplido, se lanzó a los brazos de Dorcas, como si fuera un Amante enloquecido. Mimosa, la Gacela acogió al Tracio contra su pecho, deslizando con cariño la mano derecha por su nuca. Y, ante los atónitos Espectadores, permanecieron abrazados, enlazados por el Metal que atravesaba sus abdómenes, besándoles la Piel hasta que la Muerte los acogió en su seno. 





Nota: Relato para el  "CONCURSO DE RELATOS DE GLADIADORES" de EL CÍRCULO DE ESCRITORES. 

lunes, 2 de noviembre de 2015

Divagaciones De Un Lunes De Lluvia

Me sacudo la Pereza en este Lunes de Lluvia y me pongo a Escribir.

Escribir…

Escribir como tantas otras veces, sin saber muy bien qué quiero decir, por dónde empezar.

Divagar…

Porque me gusta Divagar entre mis Letras, sin saber cómo voy a comenzar, sin saber si voy a terminar.

Divago y en mi Mente se dibujan las Palabras de una Canción. No es una Canción cualquiera, una Tontis, de esas que se te quedan grabadas en la Piel del Alma y que, cuando menos te lo esperas, como un Ladrón de Recuerdos, te asalta y se enreda en tu Lengua.

"Ser Niña o Mujer, una vela al Viento, Madre Tierra escucha y siente el Eco cuando baila el  Alma entre la Piel .
Ser Niña o Mujer, un punto intermedio, donde juega la Luna entre tus Sueños, cuando el Corazón impone su Ley… "

Y las Estrellas, tan mudas durante tanto Tiempo, se cuelan en mi cuarto, lo iluminan todo con su Mágica Luz Fluorescente y decoran las paredes con las Risas del Cole; La Buena Ventura que me auguró la Gitana en Sevilla; Las huellas sobre la arena de la playa de Sam; Las Cervezas en muy Buena Compañía; Las verbenas de Verano; Las Tardes de Compra con las Peperetas; Ese Fin De Semana de Hamburguesas Gigantes; Los Paseos por el Parque con mis Abus; Nuevas Sonrisas en mi Nuevo Cole; Los Buitres de la Ermita de la Peña en Aniés sobrevolando a un palmo de mi Cabeza; La Gente Desconocida que, durante unos días, se vuelve familiar; El Mago del Agua y las Mariposas; Los Ojos Azules de Carlos que me encandilaron; Sam y yo cabreando por el Monte… Mi forma de ser Feliz.


Porque una vez más, me doy cuenta de que es cierto, de que, a menudo, encontramos nuestro Destino por los Caminos que tratamos de evitar, por las Decisiones que tomamos al no tomar, por las que tomamos con una Seguridad tan absoluta, que no hay Duda razonable o no, que les pueda dar la vuelta.

Porque me alimento de Sensaciones y Momentos, porque vivo lo que siento y siento lo que vivo tanto, que… Que sé que, la mayor parte del tiempo, es mi Corazón quién asciende hasta mis Pupilas y, dividido en dos, brinca y salta en cada parpadeo.

 Y me tomo un respiro… Y pienso… ¿Por qué escribo? ¿Por qué me destripo a mí misma?

Porque me abro en canal y muestro mis Tripas. Y no las imagino sanguinolentas, no… Más bien me gusta pensar que en mi Interior, como es el Interior de los Protas de “Érase una vez la Vida… El Cuerpo Humano”, está lleno de Bichitos. Solo que mis Bichitos son Gnomos, Unicornios, Dragones, Vikingos, Amazonas… Saltimbanquis Kender, Goblins con mil pendientes, Monstruos de Peluche y cinco ojos, Diablos Seductores, Vampiros Humanizados…

¿Qué sería de Mí sin Ellos?

¿Qué sería de Mí sin mi Fantasía?

Esa Fantasía que siempre vuelve. Esa Fantasía que es Hogar. Refugio.


Y Suspiro…

Suspiro porque giró el rostro y, al lado del Pc, sobre mi escritorio negro, descansa Assur de Francisco Narla.

Suspiro porque sé que en 300 páginas todo se acabará. Suspiro porque llevo un Mes arropada entre sus Páginas, porque he viajado desde JacobsLand hasta Vinland… Suspiro porque sus Letras se han emborronado con mis Lágrimas, porque mi Sangre también se ha vertido en sus playas y, en mis muñecas, también se dibujaron las cicatrices de la esclavitud. Suspiro… Suspiro porque la Mirada Verdosa de Leif me pilló desprevenida y en su “Mora” surqué el Gran Azul hasta llegar a las Tierras Verdes y descansar en la Skali de Eirik El Rojo… Y suspiro… Porque Assur es especial y todos deberíamos tener un Assur en nuestra Vida. Porque sí.


Sam duerme. Bajo las mantas.

Al fondo, escucho a mi Hermano bajar las escaleras.

Me sacudo la Pereza de este Lunes de Lluvia.

Hoy no trabajo.

Y echo de menos el traqueteo monótono del Tren, donde Assur y  yo empezamos a conocernos mejor. Pronto nos separaremos. Y otro Libro se apoderará de mí.

Assur, junto a Bastian Baltasar Bux, Jacaré Jack, el Capitán BocaNegra, Jo March, Alaska, Margo Roth Spiegelman, Eowyn de Rohan, Marina, Lía y Alice Milthorpe… Formarán siempre parte de mi Vida, de mis Recuerdos… Porque siempre tendré parte de Ellos en mí.

Mañana volveré al Cole.

Y dará igual la Pereza y la Lluvia. Allí nunca hay tiempo para pensar en eso. 



domingo, 1 de noviembre de 2015

Divina De La Muerte

21:37

- ¿Hola? ¡¡Me muero de Miedito!! O sea… ¡¡Por Louis Vuitton!! ¿Hay Alguien ahí?



22:48

 ¿Vale? O sea… ¡¡Jopedín!! Si esto es una broma… O sea… ¡¡Jopetas!! ¡¡No es “xD”!! ¿¿Vale?? O sea… ¡¡Voy a llorar!! ¿¿Vale?? ¿¿Y quién me va a devolver el dinero de mi, o sea, Súper Maquillaje??



23:59

-  O sea… ¡¡Por las braguitas pilinguis de Mafalda!! ¿¿Vale?? ¡¡Esto ya se está pasando de Chocolate Claro a Azabache Azuladado!! O sea… Yo… ¡¡Debería estar en el Concurso!! ¡¡Iba a ganar!! O sea… ¿¿Vale?? ¡¡Estoy Divina de la Muerte!!




Un cuarto decorado como el Súper Tocador de la Barbie, servía de escenario para Miss Simpatía, dónde, sobre un pedestal al que sus zapatitos estaban anclados, ponía poses seductoras de modelo.

A pesar de sus grititos de auxilio, poco le importaba que sus delicados pies estuvieses pegados a sus tacones, exclusivos, de aguja y recubiertos de Brillantina rosada. Lo único que realmente le satisfacía era que se había convertido en el objeto de deseo de Alguien. Aunque las intenciones de ese Alguien estuviesen encerradas en la Mente Perturbada de un Fetichista sin escrúpulos.






Nota: Segundo MicroCuento para el CONCURSO DE MICROCUENTOS  "MICROTERROR IV" de EL CÍRCULO DE ESCRITORES. 

domingo, 25 de octubre de 2015

Lengua De Trapo

Golosa como una pequeña niñita ante un helado, posó su lengua con avidez sobre los ríos escarlatas que decoraban la dorada piel de su Dueña. Una filigrana carmesí que se enredaba a través de su cuerpo inconsciente, formando dibujos de sangre fresca. Un tatuaje vivo, cambiante, que modificaba su apariencia cada vez que el pecho de la Joven se alzaba intranquilo, incapaz de huir del Mundo de Tinieblas en el que se hallaba sumergida.

Teñida de rojo, la suave felpa se impregnaba del sabor ferroso, deslizándose a través de su garganta de miraguano, hasta explotar en un gran sinfín de glóbulos rojos que se agarraban como garrapatas a sus tripas de lanas, saciando un hambre que era ya más una obsesión, que simple ansia demoníaca.




Obligándose a salir de un sopor que siempre le recordaba a la Bruma del Amanecer, Uxía abrió uno de sus ojos, contemplando sin parpadear los delgados bracitos que se engarzaban a su cuello, en un abrazo dulce e infantil.

- Te Quiero Mucho. ¿Quieres ser mi Amiga?

Como cada viernes, entre balbuceos y chapoteos sanguinolentos, Lengua de Trapo le hacía la misma pregunta, mientras la rodeaba amorosa, como la tierna Muñequita que en apariencia era. 




Nota: Primer MicroCuento para el CONCURSO DE MICROCUENTOS  "MICROTERROR IV" de EL CÍRCULO DE ESCRITORES. 

domingo, 4 de octubre de 2015

Historias De Amor

Escribo Historias de Amor porque me apetece Soñar que todo es Posible.

Escribo sobre Amor porque me gusta pensar que Imposible no es más que una Palabra, que se puede descuartizar en Sílabas hasta arrancarle a Besos el “Im”.

Escribo Historias de Amor porque las siento tan dentro, que tengo la Sensación que, más que Escribir, lo que hago es arrancarle Suspiros a mi Corazón. Me gusta hacerme Cosquillas en el Pulmón Izquierdo.

Escribo sobre Amor porque el Mundo me da mucho asco cuando las Noticias del Planeta lo tiñen todo de una Realidad Cruel. Cuando no necesito de esas Noticias para comprobarlo por mí misma. Porque Escribir Amor me da Esperanza y me permite seguir luchando cada Día, minuto a segundo, dando guerra a mi forma y modo.

Escribo Historias de Amor y las Mariposas vuelan, cargadas de Magia y Purpurina, alumbrando mis Ilusiones, custodiando mis Sueños.

Pero no soy una Ingenua.

Conozco la Cara Oculta de la Moneda. La Fea. La que está llena de Maldades y Experiencias que Nadie tendría por qué vivir.

Simplemente, en un Tiempo Único denominado Ahora, he decidido ver el Lado Positivo de una Vida que tiende a escapársenos entre los Dedos. No sabemos si habrá un Tiempo Mejor o Peor, el Futuro no existe en sí, pues es tan sumamente complejo que, en menos de un abrir y cerrar de ojos, cambia, varia, se regenera, muere... Y, ante esa Incertidumbre, hago de mi Inocencia Sin Ingenuidad, mi Luz más brillante, saco la Purpurina a relucir y lo cubro todo de Magia.

Pronto cumpliré 30 años. Y me siento en el Momento más Especial de todos los Años que se fueron. Porque vivo mi Ahora, recuerdo lo mejor de mi Pasado con mimo y me importa un pito reconocer que no sé nada del Futuro, del mismo modo que no me importa que se sepa que me gustan los Unicornios. Y los Zombies. Y un sinfín de Seres de Fantasía que no pegan entre sí. 

Pronto cumpliré 30 años. Y he llorado más de la cuenta. He aprendido que las Sonrisas Sinceras curan antes los Dolores del Alma; Que las Lágrimas, aunque redentoras, alivian, pero no cosen con Hilos Suaves las Heridas.

Pronto cumpliré 30 años. Me he enamorado. He amado tanto, que sentí que el Dolor me iba a atravesar el Corazón, perforándolo, transformándolo en un Dolor tan Físico, que parecía que se me partía en Dos. Y también he odiado. Al máximo, hasta rabiar, hasta sentir que me arrancaban el Alma, hasta aprender a apaciguarlo con Tiempo y no por la Fuerza.

Pronto cumpliré 30 años. Y he descubierto que el Amor... Que el Amor no tiene límites, que hace cometer tantas y tantas Locuras, que parecemos Bobicos. He descubierto que el Amor no tiene Fronteras, salvo las que Nosotros queramos poner. He descubierto que, cuando el Amor te roza, sea del tipo que sea, no puedes permanecer Inmune a sus Encantos...

Escribo Historias de Amor.

Y me encanta ser una románticona emperdenida, adicta a la Épica y a los Finales Inesperados.

Escribo Historias de Amor.

Porque yo también probé de la Manzana. 

Y esta es la Reflexión más idiota que he escrito en mucho Tiempo.

Y me da igual.




"En asuntos de Amor los Locos son los que tienen más experiencia. De Amor no preguntes nunca a los Cuerdos; los Cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca."
Jacinto Benavente

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Lágrimas De Unicornio

Cuenta una Antigua Leyenda, tan extraña y anciana como las raíces de los Árboles Invisibles del otro lado del Arco-Iris Albino, que las Lágrimas De Unicornio son capaces de devolver la Pureza a las Miradas de los Seres Humanos. Sin embargo, hacer llorar a un Ser de Extraordinaria Fantasía de Luz Multicolor, es uno de los Actos más Horribles y Crueles con los que un Cazador de Secretos se puede encontrar. Pues, robar sus diminutas gotitas de sal y Bondad, no es tarea sencilla, ni mucho menos amable.

Con terrible precisión, se debe extirpar parte del Corazón del Mágico Equino, lentamente, para que el Dolor atraviese el Alma, se impregne de toda su Inocencia y acuda a sus ojos, como única vía de escape. Aunque no es mortal, las consecuencias suelen ser Malignas, tan Malignas que nunca vuelve a ser el Mismo y, su Pelaje de Nieve, se torna Oscuridad Azabache.

Ningún arma afilada es la causante de semejante Aberración, solo se necesita una pizca de Veneno-Realidad, el más espantoso de todos ellos, pues, entre los ingredientes de su Composición, se puede reconocer la Avaricia, la Hipocresía, el Desprecio, la Intolerancia, el Egoísmo o la Violencia. Tras su inoculación, Pequeños Gusanos de Cinco Cabezas Deformes recorren el Torrente Sanguíneo, hasta alcanzar el Corazón, solo entonces, hincan sus oxidados y ponzoñosos colmillos en su Núcleo de Purpurina, alimentándose de su Fosforescencia.

Es difícil y costoso conseguir un pequeño bote de Lágrimas De Unicornios. Pero no imposible.

Actualmente, un Sector demasiado crítico de la “Sociedad Mágica De Cazadores De Secretos” se niega a continuar con esta angustiosa práctica, apelando a la necesidad de preservar a los Unicornios, Animales en serio peligro de extinción. Sin embargo, mientras existan Humanos que sigan pagando por sus Lágrimas, se seguirá dañando a estos Hermosos Seres.

Desde aquí, solicitamos la ayuda de esa Humanidad que, conocedora de la existencia del Mundo Mágico, lo protege de manera incansable.

No permitáis que la Luz que nos ilumina se apague. 




"Las Almas Bellas son las únicas que saben todo lo que hay de grande en la Bondad..."
Fénelon

martes, 22 de septiembre de 2015

Valientes

Hartas.

Demasiado cansadas de lidiar con Príncipes Apuestos, de Gran Belleza y poco seso, todas y cada una de las Princesas de los Cuentos Infantiles, se reunieron alrededor de Madre Naturaleza. Entre protestas airadas y quejas a toda voz, perdiendo toda compuesta impuesta por las estrictas normas de una Educación Real. Y, enfurecidas con Monstruos que ya no les parecían tan horribles, le pidieron ayuda.

Atenta a sus explicaciones, escuchando sin soltar ni un murmullo y escandalizada por la matanza de Dragones, encierros en altas torres de castillos y envenenamientos “roba-besos”, Madre Naturaleza no necesitó meditar ni tan solo un segundo. Rápida e inteligente, convocó a todos sus Hijos y, sin necesidad de favores y tras conocer a las Princesas, decidieron unir sus Corazones, fundiendo sus Almas hasta ser un solo Ser.

Muchos las llamaron Híbridos de las Naturaleza.

Sin embargo, otros, las bautizaron como Valientes. 




"No tengo Miedo a las Tormentas porque estoy aprendiendo a navegar mi Barco..."
Louisa May Alcott

sábado, 19 de septiembre de 2015

De Santos Y Renegados (2º Parte)

Este Relato es la Segunda Parte de un Relato para el Concurso de "El Círculo De Escritores": Relatos a Dúo II.

Ha sido escrito con mucho mimo, risas y unos cuantos Stickers Monosos compartidos con Mendiel

Para leer la Primera Parte, solo tienes que pinchar AQUÍ...



De Santos y Renegados (2º Parte)

“Lucifer cayó de los Cielos por Rebelde. Nunca creyó en las Bondades de un Dios que azuzó a sus Huestes de Carne y Hueso a matar y a morir en su Nombre.

Soy un Demonio.

Su Hija.

Una Renegada que, harta de bailar al son de las Hogueras del Infierno, alzó su Mirada a la Tierra y, ávida de conocer la verdad, se arrancó las Negras Alas.

Lentamente, mis Uñas de Oscuridad rebuscaron entre mis escamas de ónice, hundiéndose sin pudor entre sus Secretos, rasgando tendones, abriendo carne y músculo, hasta llegar a las finas raíces que se anclaban junto a mi Corazón. Arterias y venas se rompieron con una suavidad feroz, desgarrando el cordón umbilical que me había unido a aquel que, durante toda una Eternidad, había llamado Padre.

Dicen que los Demonios no sentimos los Latidos del Corazón, que somos inmunes al palpitar que reverbera por nuestro cuerpo, como un Eco ensordecedor capaz de arrasar con nuestra Cordura.

Se equivocan.

Es su Dulce Melodía la que nos vuelve Locos, la que nos obliga a vencer el Deseo de ser Humanos.

Me convertí en una Mujer y, tiempo después, rechacé el Perdón que Lucifer me ofreció, negándome a volver al Abismo.

Porque cuando lo vi, cuando contemplé su cuerpo desnudo, cubierto de heridas, con aquel caminar inestable y temeroso, sucumbí a los Dictados de mi Corazón.

Soy una Renegada. Me he enamorado de un Ángel Caído.

Y me quedaré a su Lado. No le temo a su Dios.”




Despejada por culpa de un Sueño cargado de Monstruos Fluorescentes, la Pequeña contempló con ternura a sus Papás. Dormidos y abrazados, eran la representación terrenal de una Paz perfecta.

Como una alpinista, escaló la cama, colándose bajo el edredón, hasta hacerse un hueco entre los brazos de su Papá y de su Mamá, el Lugar más seguro del Mundo.

- Papi... - La voz de Alma resonó suave bajo el búnker de mantas. Mimosa, extendió su manita, posándola lentamente sobre una gran marca con forma de hoz que decoraba el omóplato del Joven. - Mami dice que eres su Ángel...




sábado, 12 de septiembre de 2015

El Rey En El Norte II

Ni siquiera sé por dónde empezar… ¿Acaso existe un Principio?

Mariposas de Purpurina han sembrado mi Cerebro de Hadas y Unicornios… Siento que vuelvo a ser una Adolescente, una Quinceañera que se muere de vergüenza cuando se encuentra con el Chico Malo del Instituto, esa Niña que se esconde tras sus gafas y que tiene una Caja llena de Recuerdos de un Lugar en el que nunca ha estado y que, sin embargo, siempre lo ha sentido como suyo. Ese Lugar donde se originó su Principio.

¡Debo estar Loca!

O, tal vez, solo es que me he dado un golpe tan fuerte en mi Cocorota, que he retrocedido en el Tiempo, hasta volver a esa década en la que ni era una Cría, ni era una Mujer.

¿Podría ser? ¿Verdad?

Porque si no… ¡No lo entiendo!

He subido a la buhardilla, he buscado mi Caja de Recuerdos y allí estaban todos, como si llevaran toda una Eternidad esperando un Rencuentro. Todos… Todos… La réplica en miniatura de un Escudo Vikingo, el Álbum de Recortes sobre Escandinavia, cientos de fotos de Drakkars, miles de notas sobre aquel al que llamaban “El Rey En El Norte”, Leyenda que siempre me ha fascinado, con la que tan, tan, tan identificada me sentía…

Aquella Viajera Extranjera que había entregado su Corazón por Amor… Aquella Mujer Valiente que, sin temor alguno, se había arrojado a los brazos de la Dama De La Muerte para proteger al Hombre del que estaba enamorada…  La extraña desaparición de aquel Guerrero que decían que había pactado con los Dioses para volver a verla…

¡Debo estar Loca!

¡Muy Loca!

Porque si no lo hubiera visto… Si no le hubiera visto… No habría recordado la Historia. Esta Historia.

Pero Él…

Él… Él… Él…

Me mira y me desarma.

Me siento Desnuda ante su presencia, como si, los vaqueros rotos y mis camisetas deshilachadas, no pudieran esconder mi Alma. Tan Desnuda, que tengo la sensación de que, a pesar de las capas de ropa, Él sería capaz de trazar un Mapa de los Lunares que se dibujan en mi Piel. Tan Desnuda… Tan Desnuda que sé que podría esconderme entre sus Brazos, dejar de sentir el Frío que me envuelve cuando desparezco y continúo con mi Paseo.

Me mira y me muero de vergüenza.

Podría jurar que le conozco, que le conozco desde antes de saber que existía, desde antes de saber que su Rostro me resulta tan familiar, tan amado, como si llevara esperando por Él desde Siempre.

¡Debo estar Loca!

Porque Él se sienta en su banco. Con su mochila a reventar de una Vida que debió dejar atrás hace mucho, labrándose un porvenir en esta Ciudad que poco tiene que ofrecer. Se sienta y espera a que la Gente se apiade de su no tener Nada y le regale un poco de Tiempo, una Mirada, una Sonrisa… Un “Algo” que le permita volver a vivir un nuevo Día.

Porque Él es un Viajero Extranjero, que me habla en un Idioma que no comprendo, que no entiendo y del que, sin embargo, creo reconocer entre sus Palabras un “Recuérdame… He vuelto por ti… He vuelto a por ti… Y nada podrá separarnos, mi Amor…”

¡Debo estar Loca!

Debo estar Loca…

Porque las Sílabas se me enredan en la Lengua y, con torpeza, mis cuerdas vocales quieren susurran un “Te Recuerdo…” en ese Idioma que desconozco y que mi Corazón  parece no haber olvidado.

¿Puede ser posible?

Mis mejillas se calientan cada vez que paso a su lado, volviéndose cerezas incandescentes, capaces de atravesar mis pómulos y explotar en un sinfín de Colores, que me harían confesar que muero por morir entre sus Besos una vez más… Morir… Como si ya hubiera muerto antes entre sus Labios, para volver a renacer al estamparme contra su Boca.

¿Puede ser posible?

¿Puede ser posible? ¿Puede ser posible que recuerde el tacto de sus manos?

¡Debo estar Loca!

Porque nunca me ha rozado…

Debo estar Loca y mis Mariposas también.

Un Nombre se dibuja en mi Memoria…

Sigbjörn

Debo estar Loca, porque Te Recuerdo…


"El más difícil no es el Primer Beso sino el Último..."
Paul Géraldy 



Porque todo comenzó por casualidad, con ese Viajero Extranjero que atrajo a mis Musas... Porque gracias a Él regresaron y "El Rey En El Norte" cobró vida... 

jueves, 10 de septiembre de 2015

El Rey En El Norte

Sé que es Ella.
Lo sé. Lo Siento.
Sé que es Ella por el Pudor que se refleja en su Mirada, cuando me observa de reojo, vergonzosa, como si, de pronto, se arrepintiese de haber fijado sus Ojos de Lince sobre mi Rostro.
A veces... A veces, creo que no es de este Mundo. De este Tiempo. Pues, cuando camina, sus pasos parecen abrir en dos la acera, y tras sus zapatillas multicolor, emergen, de las entrañas de la misma Tierra, un sinfín de Seres de Fantasía que se arremolinan entre sus tobillos, como Niños Traviesos perdidos en un Parque de Atracciones.

Sé que es Ella.
¿Cómo no iba a saberlo?
Si aún recuerdo cómo su Sonrisa Mimosa me despertaba bajo las Luces del Norte, cuando el Firmamento se tornaba verde y rosa y las Auroras más hermosas nos recordaban que la Inmortalidad estaba a un Beso De Distancia.

Sé que es Ella.
Pero... Ella no sabe quién soy yo.
No sabe que la he estado buscando entre tanta Gente, entre tantas Personas que desfilan delante de mí, como Espectros Perfectos Sin Corazón. Nadie se para, Nadie se detiene, Nadie me ve... Excepto Ella.

Ella... Ella... Ella...

Le regalo Palabras en el Lenguaje de nuestros Ancestros, esperando que los Recuerdos se abran paso entre los Siglos que han separado nuestras Almas, extrañando aquellos Momentos en los que los Latidos de nuestro Corazón palpitaban al unísono.

Cada día... Cada día rezó a los Dioses para que sus Pies la lleven hasta mí y, es entonces, cuando el Miedo me asola y me destruye.

¿Qué puedo ofrecerle?

Si mi Hogar es cada Parque, cada rincón escondido en esta Ciudad que descubrí, escuchando las Risas que la Nostalgia me traía, como si el mismo Oz hubiese construido Baldosas Amarillas solo para mí. En esta Ciudad Antigua, de un Pasado Medieval, que me es tan Presente, que me transporta a aquella Noche en la que una Joven de la Vieja Lusitania me robó la montura. Escapando de su Origen, buscando su propio Hogar.

Sé que es Ella.
Porque Ella me hablaba de aquel Lugar Mágico, de aquella torre en donde las enredaderas se engarzaban a la roca, trepando hasta alcanzar los pendones del Palacio donde había nacido. Dónde la Paz que no hallaba su Espíritu, tras el Casamiento Forzado al que había sido condenada, se fundía con el Azul del Cielo y le entregaba pequeños instantes de tranquilidad.

¿Qué puedo efrecerle?

Si ya no tengo nada. Nada. Absolutamente nada.

Ese fue mi Castigo por desafiar a los Señores Cristianos, por enfrentarme a su Dios Omnipotente, por negarme a entregarle mi Amor a su Esposo...

Ese fue mi Castigo por morir sin lograr salvarla, cuando las hachas golpearon los escudos y las espadas hicieron añicos su Pecho, al interponerse entre la Huesuda y mi propia Vida.

Mi Vida... Ella era mi Vida.

¿Qué puedo ofrecerle?

Si dejé de ser el Rey en el Norte, precio justo por volver a encontrarla de nuevo, en cualquiera de los Tiempos que viviría sin vivir, hasta volver a tenerla junto a mí.

¿Qué puedo ofrecerle?

Si solo tengo Amor y un puñado de Estrellas cada Madrugada.

Sé que es Ella.

Sé que eres Tú.

Por favor... Recuérdame...  


"Los que de Corazón se quieren sólo con el Corazón se hablan..."
Francisco de Quevedo